¿Qué es una pérdida comercial?

La pérdida comercial es un estado que ocurre cuando una empresa no genera suficientes ingresos para cubrir todos los gastos asociados con la operación del negocio. Esta relación dispar entre ganancias y pérdidas a menudo resulta en la capacidad de reclamar la pérdida como una deducción de impuestos, aunque ese no es siempre el caso. Las compañías generalmente prefieren evitar pérdidas comerciales si es posible, y generalmente tomarán medidas para eliminar o al menos reducir el monto de la pérdida.

Junto con las empresas, las personas también pueden experimentar una pérdida comercial. Las personas que eligen apoyarse en el trabajo independiente pueden incurrir en tal pérdida cuando sus esfuerzos no generan suficiente volumen de negocios para cubrir todos los gastos asociados con la oferta de esos servicios. Al igual que las empresas, un profesional independiente puede o no reclamar tal pérdida como una deducción en una declaración de impuestos, de acuerdo con las leyes fiscales vigentes.

Los inversores también pueden experimentar una pérdida comercial. Esto ocurre cuando una acción u otro tipo de seguridad no logra mantener un valor igual al precio de compra. Si durante el transcurso de un año calendario el precio de la opción cae por debajo del monto pagado inicialmente por la opción, el inversor comienza a perder dinero en esa inversión. Cuando esto sucede, es posible utilizar la pérdida para compensar las ganancias obtenidas con otras inversiones y minimizar así la carga fiscal general.

Aunque puede haber algunas pequeñas ventajas impositivas asociadas con una pérdida comercial, la pérdida rara vez se ve como un evento positivo. Esto se debe a que las empresas normalmente no pueden operar con pérdidas para siempre. Si bien es cierto que muchos negocios nuevos pasan por un período de pérdida de varios años, la expectativa es que eventualmente la compañía comenzará a operar con ganancias. Una vez que está claro que el negocio no será rentable, la compañía se cierra y el activo se liquida como un medio para pagar parcialmente a los inversores y patrocinadores.

En términos de operaciones comerciales, cualquier porción de la pérdida comercial que queda después de tomar todas las deducciones fiscales permitidas puede clasificarse como una pérdida operativa neta. Sin embargo, es importante tener en cuenta que las leyes fiscales varían mucho en todo el mundo y la incidencia de una pérdida puede no conducir automáticamente a una deducción total o incluso parcial de la pérdida. Cuando existe una aparente falta de ingresos suficientes para compensar los gastos de una empresa comercial, siempre es una buena idea consultar a un profesional de impuestos.

OTROS IDIOMAS

¿Te ayudó este artículo? Gracias por la respuesta Gracias por la respuesta

¿Cómo podemos ayudar? ¿Cómo podemos ayudar?