¿Qué es la competencia de comunicación?

La competencia de comunicación es la capacidad de alguien que se está comunicando con otro para alcanzar sus objetivos a través de una interacción interactiva y apropiada. Principalmente, la competencia comunicativa es un nivel de habilidad que los profesionales de recursos humanos y los responsables de administrar a otros deben alcanzar y poseer. Para lograr la competencia de comunicación, el comunicador debe cumplir con seis criterios: flexibilidad, participación, gestión, empatía, efectividad y adecuación.

La flexibilidad requiere que el comunicador pueda adaptarse a las situaciones, de modo que cambie los comportamientos de los demás para cumplir los objetivos. La adaptabilidad o flexibilidad puede requerir que la persona que se está comunicando con los demás sea sensible tanto a los objetivos en sí como a las personas responsables de alcanzarlos. Por ejemplo, un supervisor puede motivar a los trabajadores al reconocer las largas horas que los empleados han tenido que dedicar, pero al mismo tiempo asegurarse de que el trabajo se esté realizando.

La participación en la conversación es otra habilidad requerida para lograr la competencia comunicativa. Esto requiere que el comunicador interactúe directamente con la otra parte. La interacción incluye escuchar las necesidades y preocupaciones de los demás. También requiere que el comunicador sea consciente de cómo las perciben otras personas y que sepa qué decir en respuesta a todo esto.

Ser capaz de gestionar la conversación requiere que el comunicador regule cómo interactúan con los demás. El comunicador también debe adaptar y controlar la conversación y sus interacciones sociales. La gestión conversacional requiere que el comunicador controle la dirección que toma la conversación, que es otro nivel de logro.

La empatía es la capacidad del comunicador de mostrar que entienden de dónde vienen los demás para compartir sus propias emociones. Es una emoción donde el comunicador muestra que él o ella sabe de dónde vienen los demás, y que el comunicador comprende y comprende.

La efectividad es la capacidad del comunicador para alcanzar el objetivo de la conversación. La capacidad de alcanzar el objetivo de la conversación es la medición del nivel de competencia comunicativa. La efectividad es la capacidad de cumplir con los requisitos del comunicador y de las otras partes involucradas.

Los criterios de competencia comunicativa también requieren adecuación. La idoneidad es la capacidad de mantener las expectativas de la situación actual. La idoneidad de la conversación para lograr los objetivos es una de las medidas principales para lograr la competencia comunicativa. Cuando se cumplen todos estos criterios, el comunicador ha alcanzado el nivel más alto de competencia de comunicación.

OTROS IDIOMAS

¿Te ayudó este artículo? Gracias por la respuesta Gracias por la respuesta

¿Cómo podemos ayudar? ¿Cómo podemos ayudar?