En finanzas, ¿qué es una opinión calificada?

En finanzas, la opinión calificada es una opinión escrita emitida por un contador o auditor que señala las reservas del auditor con respecto a la exactitud de los registros financieros examinados. Las situaciones que provocan opiniones calificadas implican un alcance limitado de la auditoría o información faltante o errónea. Un auditor también puede escribir una opinión calificada si descubre una práctica contable inusual que no cumple con los principios contables generalmente aceptados (PCGA).

Los auditores emiten tres tipos de opiniones después de revisar los registros financieros. Una opinión no calificada establece que los estados financieros proporcionan una representación precisa de la empresa. Una opinión calificada contiene algunas excepciones. Una opinión adversa contiene excepciones o advertencias sustanciales.

Los PCGA consisten en un conjunto común de estándares y procedimientos contables seguidos para establecer consistencia en los estados financieros. Si un auditor no puede corroborar el inventario debido a una ubicación remota, puede escribir una opinión calificada. Otros ejemplos de razones para una opinión calificada incluyen la incertidumbre del resultado de una demanda futura o la responsabilidad tributaria incierta de una transacción comercial poco ortodoxa.

El informe del auditor generalmente contiene tres párrafos. Inicialmente, el auditor declara las obligaciones del auditor y los directores. A continuación, analiza el alcance de la auditoría y afirma que la empresa utilizó GAAP. Finalmente, da la opinión del auditor en el tercer párrafo, en el que toma nota de la opinión calificada, si corresponde.

El informe del auditor es un componente estándar del informe anual de una compañía. Junto con la declaración del auditor, un informe anual incluirá aspectos financieros destacados, información corporativa y estados financieros. Las empresas también suelen incluir una carta a los accionistas y una discusión y análisis de la gestión.

Una auditoría no está calificada si la opinión del auditor establece que los estados financieros proporcionan "una visión verdadera y justa" de la compañía. Los informes financieros de las compañías que cotizan en bolsa reciben habitualmente una opinión no calificada sobre el informe de auditoría. La mayoría de las compañías reconocerán y gestionarán cualquier posible problemas antes de la entrega de los informes anuales. Incluso una opinión no calificada es solo una opinión, no una garantía. Los auditores pueden ser engañados por la falsificación generalizada de las cuentas, especialmente si la administración prepara metódicamente la contabilidad fraudulenta.

Una opinión calificada puede ser el resultado del efecto Andersen, una condición en la que los auditores realizan investigaciones exhaustivas y exhaustivas cuando auditan a las compañías para evitar errores contables. Este mayor grado de escrutinio a menudo da como resultado que las compañías reexpresen los informes de ganancias incluso cuando no ha habido una tergiversación intencional de la información contable pertinente. Las empresas realizan auditorías para infundir confianza en los inversores de que los estados financieros de la empresa son precisos. Para protegerse contra posibles litigios derivados de irregularidades financieras pasadas por alto, como representaciones erróneas materiales, los auditores tienen un seguro de negligencia.

OTROS IDIOMAS

¿Te ayudó este artículo? Gracias por la respuesta Gracias por la respuesta

¿Cómo podemos ayudar? ¿Cómo podemos ayudar?