¿Qué son las inversiones a corto plazo?

Las inversiones a corto plazo son cualquier tipo de inversiones que se prevé que expiren o se liquiden en el transcurso del próximo período de doce meses. Los activos de este tipo pueden incluir emisiones de bonos o incluso acciones que el inversionista planea retener por un período de no más de un año antes de negociar otras opciones de inversión. Además, cualquier tipo de cuenta de ahorro que se configure para un propósito específico que se espera que se cumpla dentro del próximo año también puede considerarse una inversión a corto plazo.

Los inversores tienden a buscar inversiones a corto plazo que proporcionen un rendimiento significativo en un corto período de tiempo. La emisión de bonos es un ejemplo clásico. Con muchas emisiones de bonos, el inversor puede ganar una tasa de interés más alta durante la vida del bono a corto plazo de lo que sería posible con la mayoría de las cuentas de ahorro. Al vencimiento, el inversionista recibe tanto la inversión original en el bono, más el interés acumulado. Este enfoque es ideal para cualquier persona que se sienta incómoda con las oportunidades de inversión volátiles.

Las corporaciones también tienden a incluir inversiones a corto plazo en su actividad general de inversión. Esto es particularmente cierto con las compañías que tienen una fuerte posición de efectivo. Su estrategia de inversión normalmente requiere un equilibrio entre las inversiones a largo plazo y las oportunidades a corto plazo como una forma de generar simultáneamente un flujo constante de ingresos de las inversiones que maduran y producen un rendimiento durante el próximo año, y las inversiones que maduran en fechas posteriores. Este proceso requiere una renovación constante de las inversiones a medida que alcanzan el vencimiento, a menudo utilizando una parte de las ganancias obtenidas de la empresa. Los ingresos de las inversiones a corto plazo se pueden usar para cubrir déficits en los ingresos de las ventas, o para financiar mejoras de capital o expansiones del negocio.

Incluso para los inversores ocasionales, los ahorros que se reservan para un propósito específico pueden caer en la categoría de inversiones a corto plazo. Por ejemplo, un individuo puede establecer una cuenta de ahorros con el fin de acumular fondos para unas próximas vacaciones. Los fondos se depositan regularmente en la cuenta y generan una pequeña tasa de interés durante el período de doce meses. Al final de ese tiempo, los fondos se retiran y se usan para pagar las vacaciones o días festivos, una estrategia que le permite al individuo o la familia disfrutar el tiempo sin recurrir a los fondos que normalmente se utilizan para mantener el hogar. Como es cierto en muchos casos, esta aplicación de inversiones a corto plazo le permite al inversionista alcanzar una meta establecida, sin crear ningún tipo de estrés o dificultad en otras obligaciones financieras.

OTROS IDIOMAS

¿Te ayudó este artículo? Gracias por la respuesta Gracias por la respuesta

¿Cómo podemos ayudar? ¿Cómo podemos ayudar?