¿Qué es una crisis crediticia?

Una crisis crediticia es una situación en la que el crédito disponible disminuye rápidamente. También conocida como crisis crediticia, una crisis crediticia puede ser precipitada por una serie de factores y a menudo se ve asociada a una recesión o depresión. La recuperación de una crisis crediticia puede llevar mucho tiempo, dependiendo de la naturaleza de la crisis y las condiciones económicas generales.

Las crisis de crédito pueden tomar varias formas. En algunos casos, la disponibilidad de crédito se reduce en todos los ámbitos. Las personas con cuentas de crédito existentes pueden encontrar que se reducen o reducen, y las personas que buscan abrir nuevas líneas de crédito pueden encontrar dificultades. En otros casos, el crédito está disponible, pero solo a tasas de interés muy altas y para personas que pueden cumplir con estándares muy altos. Esto tiene el efecto de cerrar a los consumidores y las pequeñas empresas fuera del mercado crediticio porque la mayoría no califican para ofertas de crédito.

La creación de una crisis crediticia es algo que sucede con el tiempo. Puede ocurrir en respuesta a cambios en los requisitos de reserva que obligan a los bancos a reducir sus préstamos generales, así como en períodos de declive económico que conducen a la devaluación de los activos. Los bancos pueden preocuparse de que la garantía para las deudas actuales no valga tanto como la deuda y endurezca el crédito para reducir su riesgo de exposición a la bancarrota. Las normas cambiantes en la industria financiera también pueden dar lugar a estándares más estrictos para el crédito que crean una crisis crediticia.

A medida que avanza la crisis crediticia y hay menos dinero disponible, la economía en general puede comenzar a sufrir. Muchas empresas, desde cubrir la nómina hasta comenzar nuevos desarrollos, se ven impulsadas por el crédito comercial, y el crédito al consumo impulsa la compra de cosas como automóviles, electrodomésticos y otros bienes. Con menos personas comprando, las empresas comienzan a ganar menos dinero, y esto puede reducir sus costos al despedir empleados y reducir la producción. Se crea un efecto escalofriante a medida que la crisis crediticia arrastra la economía hacia abajo y los estándares crediticios se vuelven cada vez más estrictos en respuesta.

Los gobiernos tienen interés en evitar las crisis crediticias siempre que sea posible. Cuando se observan signos de que se está desarrollando una crisis crediticia, se pueden tomar medidas para aumentar el crédito disponible. Si un gobierno no toma medidas, su economía puede experimentar una desaceleración que empeora la situación. Sin embargo, demasiada interferencia del gobierno puede asustar a los inversores y miembros del público en general. Esto obliga a los gobiernos a hablar una línea fina al determinar cuándo y cómo intervenir.

OTROS IDIOMAS

¿Te ayudó este artículo? Gracias por la respuesta Gracias por la respuesta

¿Cómo podemos ayudar? ¿Cómo podemos ayudar?