¿Cómo reconozco los síntomas del cáncer de hueso?

El cáncer de hueso, o cáncer de hueso primario, es un tumor raro que se forma en cualquiera de los huesos del cuerpo. El dolor es el síntoma más común del cáncer de hueso. Otros síntomas de cáncer de hueso pueden incluir hinchazón, fatiga y fiebre. Los médicos usan múltiples escaneos y pruebas para confirmar un diagnóstico porque los síntomas del cáncer de hueso se parecen a los de otras afecciones médicas. El tratamiento de los síntomas generalmente depende del tipo de cáncer de hueso.

Según fuentes médicas, los síntomas del cáncer de hueso con mayor frecuencia afectan a niños y adultos jóvenes. El cáncer de hueso puede desarrollarse en cualquiera de los 206 huesos del cuerpo, pero comúnmente se forma en los huesos más largos que se encuentran en los brazos y las piernas. Los tumores benignos y malignos crecen y se amontonan alrededor de los tejidos óseos sanos. A diferencia de los tumores benignos, el cáncer de hueso maligno daña el tejido óseo circundante y se propaga a otras partes del cuerpo.

El dolor persistente y agudo es uno de los síntomas comunes del cáncer de hueso, seguido de otras dificultades. El tumor canceroso puede debilitar los huesos y causar fracturas que provocan el dolor, que empeora por la noche. La propagación del tumor en sí mismo también causa dolor dentro de los huesos porque se comprime contra otros tejidos óseos. Debe buscar una evaluación médica lo antes posible si el dolor en el área de la articulación o la extremidad interfiere con su vida diaria. El dolor puede indicar cáncer de hueso u otra afección que causa síntomas similares.

Otros síntomas de cáncer de hueso incluyen hinchazón o rigidez en el sitio del hueso, lo que interfiere con el movimiento normal de las articulaciones. El cáncer de hueso destruye las células sanas y forma células anormales que causan tumores. Los tumores que se forman en o cerca de las articulaciones óseas a menudo causan hinchazón. Si la fiebre acompaña a la molestia, eso puede indicar cáncer de hueso.

La fatiga también es otro síntoma de los huesos, así como otros cánceres. Según fuentes médicas, la fatiga puede provenir del cáncer que ataca su cuerpo o de los efectos secundarios del tratamiento contra el cáncer. Otros factores subyacentes que causan cansancio pueden incluir dolor que interrumpe su sueño. La falta de nutrición también puede contribuir a la fatiga porque los síntomas del cáncer pueden afectar su apetito, lo que a su vez contribuye a una pérdida de peso inexplicable. La anemia puede ser otro síntoma de cáncer de hueso si el tumor se ha diseminado a la médula ósea, lo que interfiere con el recuento de células sanguíneas.

El cáncer de hueso primario se divide en algunas categorías diferentes que ocurren según la edad de la persona y la ubicación del tumor. El condrasarcoma ocurre cuando se forma un tumor en las células del cartílago en áreas como el hombro, la parte superior de la pierna y la pelvis. El osteosarcoma se desarrolla en las células óseas que se encuentran en los brazos y las rodillas, mientras que el sarcoma de Ewing comienza en los tejidos nerviosos que generalmente se encuentran en la columna vertebral, la pelvis o los vasos sanguíneos. Se dice que el condrasarcoma ocurre principalmente en adultos de 40 años en adelante. Sin embargo, el sarcoma de Ewing y el osteosarcoma pueden desarrollarse en niños y adultos.

Si experimenta alguno de los síntomas del cáncer de hueso, consultar a su médico de familia sería el primer paso. Es probable que lo remitan a un especialista en cáncer conocido como oncólogo, que ordenará una serie de pruebas para confirmar los síntomas del cáncer de hueso. Las pruebas de imagen, como una radiografía y una tomografía por emisión de positrones (PET), detectan tumores y otras anomalías. El médico también puede analizar su sangre en busca de altos niveles de fosfatasa alcalina, una enzima que se activa cuando los huesos crecen o se reparan. La prueba de laboratorio también busca tejidos óseos anormales que puedan indicar cáncer.

Una biopsia implica tomar una muestra de tejido óseo para examinarlo en busca de cáncer. Si todas las pruebas confirman un diagnóstico de cáncer de hueso, las opciones de tratamiento incluyen cirugía, quimioterapia, radiación y criocirugía. Durante la cirugía, el médico extirpa todo el tumor, lo que a veces puede implicar extirpar una extremidad completa. Los pacientes que eligen la quimioterapia deben tomar medicamentos contra el cáncer, mientras que la radioterapia usa rayos X para eliminar las células cancerosas. En criocirugía, el médico congela y mata las células cancerosas con la ayuda de nitrógeno líquido.

OTROS IDIOMAS

¿Te ayudó este artículo? Gracias por la respuesta Gracias por la respuesta

¿Cómo podemos ayudar? ¿Cómo podemos ayudar?