¿Qué son las placas óseas?

Las placas óseas son placas de metal que se utilizan para reconstruir un hueso que se ha fracturado. En la mayoría de los casos, se usan en lugares donde no se puede usar un yeso, como la mandíbula, la nariz, las cuencas de los ojos y el cráneo. Las placas mantienen el hueso roto en su lugar, lo que le permite sanar.

El material utilizado en las placas óseas generalmente se considera compatible con el cuerpo humano. De esta manera, las placas no dañan el cuerpo, causan más lesiones ni hacen que el cuerpo tenga una respuesta inmune. El material más utilizado en las placas de huesos incluye acero inoxidable, aleaciones a base de cobalto, biocerámicas, aleaciones de titanio y titanio puro. Las biocerámicas son cerámicas compatibles con el cuerpo humano, como la cerámica de fosfato de calcio.

Las placas de acero no siempre se consideran un material ideal para las placas óseas, ya que pierden su tensión después de un cierto tiempo. Cuando esto sucede, la lesión ya no está bajo compresión, lo que ralentiza el proceso de curación. Las placas de titanio duran un poco más, pero eventualmente también pierden su tensión. Esto se debe a la dificultad de diseñar placas óseas para aplicar la presión correcta sobre la fractura sin causar daño, un problema que los expertos continúan abordando.

Cuando se requiere una placa ósea, un cirujano ortopédico elegirá la placa más adecuada y la sujetará a ambos lados de la fractura. La placa se mantiene en su lugar mediante tornillos. Los tornillos se colocan en agujeros lo más lejos posible de la fractura, para evitar agregar tensión al hueso ya lesionado.

Si se utiliza una placa de hueso de metal para ayudar a estabilizar un hueso, debe retirarse una vez que el hueso haya cicatrizado. Esto requiere cirugía adicional y tiempo de recuperación. La extracción de la placa metálica para huesos también puede causar daños adicionales al hueso, ya que los tornillos y la placa misma se separan. Los expertos están trabajando en la creación de placas óseas a partir de materiales que se descompondrán naturalmente o serán absorbidos por el cuerpo, pero dichos materiales aún no tienen la misma resistencia que las placas metálicas.

Las placas óseas no deben confundirse con las placas de crecimiento óseo que se producen naturalmente en el cuerpo. Las placas de crecimiento óseo están ubicadas en cada extremo de los huesos largos en crecimiento, entre la tapa ósea y el eje del hueso. Su propósito es regular la longitud y la forma del hueso maduro.

OTROS IDIOMAS

¿Te ayudó este artículo? Gracias por la respuesta Gracias por la respuesta

¿Cómo podemos ayudar? ¿Cómo podemos ayudar?