¿Cuáles son las alternativas lácteas para la intolerancia a la lactosa?

La intolerancia a la lactosa es una condición caracterizada por la dificultad para digerir la lactosa, que es el principal azúcar que se encuentra en la leche. Algunas poblaciones, incluidos los asiáticos, son mucho más susceptibles a la intolerancia a la lactosa, debido a las diferencias históricas en la dieta. Se ha desarrollado una amplia variedad de alternativas lácteas para quienes sufren de intolerancia a la lactosa, y muchos productos son bastante deliciosos.

Las víctimas de intolerancia a la lactosa generalmente experimentan molestias intestinales después de consumir productos lácteos, lo que hace que la afección sea relativamente fácil de diagnosticar. Si el consumo de lácteos va acompañado de gases, calambres, náuseas y diarrea, puede ser necesaria una visita al médico para confirmar la intolerancia a la lactosa. La condición es causada por la falta de lactasa, una enzima digestiva que descompone la lactosa. Como resultado, la intolerancia a la lactosa varía en severidad, con algunas víctimas capaces de comer productos lácteos mínimos, que otros no pueden consumir productos lácteos en absoluto.

En la mayoría de los casos, las personas con intolerancia a la lactosa pueden consumir quesos envejecidos, porque el proceso de envejecimiento ha descompuesto la lactosa. Además, algunas leches animales son más bajas en lactosa que otras, y los experimentos con leche de cabra, leche de yegua y leche de oveja pueden tener éxito. Algunas personas también han experimentado con las píldoras de lactasa tomadas antes de comer productos lácteos. Sin embargo, hay alternativas lácteas disponibles y son excelentes opciones.

Varias culturas han hecho alternativas lácteas durante miles de años, y no con el objetivo de la intolerancia a la lactosa en mente hasta hace relativamente poco. En Japón, por ejemplo, donde los animales lácteos son una introducción reciente, la leche de soya y arroz se ha elaborado durante siglos y se ha utilizado en una variedad de alimentos. Además de ser más bajas en grasas, las alternativas lácteas a menudo tienen un valor nutricional más alto que la leche, especialmente la leche de vaca, dependiendo de lo que están hechas.

Las dos alternativas lácteas más comunes son las leches de soja y arroz. Ambas alternativas lácteas están disponibles en formas frescas, congeladas o estabilizadas y seguras, y generalmente se almacenan en la mayoría de las tiendas principales. Con la creciente popularidad de los productos de soya, la leche de soya es probablemente la alternativa láctea más fácil de encontrar. Tanto la leche de soya como la de arroz se preparan remojando y desmenuzando el grano fuente antes de pasarlo por una gasa o un tamiz de malla fina.

Sin embargo, las alternativas lácteas también están hechas de nueces, y la leche de almendras y anacardos es relativamente fácil de obtener. En teoría, la mayoría de las nueces se pueden usar para hacer alternativas lácteas, y también toman bien el sabor. Muchas leches de nueces comerciales están disponibles en una amplia gama de opciones de sabor, que incluyen chocolate, vainilla y chai. Algunos consumidores prefieren el sabor de las alternativas lácteas al de la leche convencional.

La mayoría de las alternativas lácteas también pueden convertirse en configuraciones de queso y mantequilla. Algunos quesos frescos de nuez son comparables a sus equivalentes lácteos, y se pueden usar tanto en la cocina como en el consumo directo. Numerosas empresas también fabrican deliciosos helados sin lácteos para veganos y los intolerantes a la lactosa que vale la pena probar. La intolerancia a la lactosa es una excelente excusa para ampliar el paladar con una variedad de nuevas experiencias de sabor, y muchas alternativas lácteas también se pueden hacer en casa, algo que no se puede decir de los lácteos convencionales.

OTROS IDIOMAS

¿Te ayudó este artículo? Gracias por la respuesta Gracias por la respuesta

¿Cómo podemos ayudar? ¿Cómo podemos ayudar?