¿Qué son los trastornos del desarrollo?

Los trastornos del desarrollo son afecciones que afectan el desarrollo físico, social y psicológico de un niño y se manifiestan antes de los 18 años. Un amplio espectro de trastornos se clasifican como de naturaleza evolutiva y varían en severidad y expresión. El tratamiento para un trastorno del desarrollo a menudo depende de la naturaleza, el grado y la manifestación de la discapacidad. Con una intervención temprana, el pronóstico para un individuo con un trastorno del desarrollo es favorable con el apoyo, el tratamiento y la terapia adecuados.

Las restricciones cognitivas y físicas de por vida que afectan la capacidad de funcionamiento de un individuo se conocen como discapacidades del desarrollo y se clasifican como un trastorno del desarrollo. Las personas a las que se les diagnostica una forma de trastorno del desarrollo, como el síndrome de Down o una discapacidad intelectual, pueden presentar dificultades para funcionar y necesitan ayuda con habilidades para la vida independiente, aprendizaje, autocuidado y dirección. En casos de discapacidad intelectual, es difícil confirmar un diagnóstico temprano a menos que haya una afección secundaria, como el síndrome de Down.

Los trastornos generalizados del desarrollo (PDD) son un grupo de trastornos caracterizados por un deterioro de múltiples funciones, incluidas las habilidades de comunicación y socialización. También conocidos como trastornos del espectro autista, estos trastornos incluyen el síndrome de Asperger, el autismo, el síndrome de Rett y el trastorno desintegrativo infantil (CDD). Las habilidades, los comportamientos y la aptitud de los niños con un diagnóstico de PDD son tan variados como los síntomas que acompañan a sus trastornos asociados.

La aparición de síntomas para PDD generalmente ocurre antes de que un niño cumpla tres años. Los padres pueden notar que el niño tiene dificultades con el lenguaje, problemas para relacionarse e interactuar con su entorno, y no se adapta bien al cambio. Los niños con un trastorno generalizado del desarrollo también pueden exhibir comportamientos repetitivos o movimientos corporales. Algunos niños con PDD no son verbales, mientras que otros pueden hablar, pero poseen un vocabulario limitado y hablan en frases cortas.

El diagnóstico de una PDD generalmente se realiza examinando los antecedentes familiares y realizando un examen físico. No existe una prueba diagnóstica única para confirmar definitivamente un diagnóstico, ni existe una cura para la PDD. El tratamiento para esta clase de trastornos generalmente incluye el uso de medicamentos y terapia individualizada.

Similar a PDD es otra clase de trastornos, conocidos como trastornos específicos del desarrollo (SDD). Estos trastornos afectan un área única del desarrollo de un niño. Divididos en distintas categorías, los trastornos específicos del desarrollo afectan el habla y el lenguaje, las habilidades escolares y la función motora.

Los trastornos del lenguaje asociados con SDD incluyen balbuceo, tartamudeo y afasias, que se caracterizan por una pérdida o deterioro de las habilidades de comunicación. Los trastornos del aprendizaje incluyen dislexia, incapacidad para deletrear y leer, discapacidad matemática conocida como discalculia y una deficiencia de escritura conocida como disgrafía. Las personas con un deterioro de la función motora asociado con el SDD pueden exhibir una falta de coordinación física asociada con algunos aspectos de la dispraxia del desarrollo. Los trastornos específicos del desarrollo a menudo se tratan con fisioterapia, terapias ocupacionales y del habla, y tutoría e instrucción individualizadas.

OTROS IDIOMAS

¿Te ayudó este artículo? Gracias por la respuesta Gracias por la respuesta

¿Cómo podemos ayudar? ¿Cómo podemos ayudar?