¿Cuáles son los diferentes síntomas del carcinoma de células basales?

Los síntomas del carcinoma de células basales generalmente toman la forma de protuberancias sospechosas en la piel. Estas protuberancias generalmente se encuentran en la cara, el cuello o la cabeza, pero en algunos casos pueden aparecer en otras partes del cuerpo. Las protuberancias del carcinoma de células basales suelen ser de color blanco, pero pueden parecer más oscuras en las personas con piel oscura. Los vasos sanguíneos pueden ser visibles dentro de la protuberancia, y generalmente sangrará y tardará mucho en sanar. Incluso después de que la protuberancia se cure, puede comenzar a comenzar a supurar líquido nuevamente.

Otros síntomas del carcinoma de células basales que pueden notarse son parches carnosos ligeramente elevados con una textura rugosa. Estos parches generalmente se hacen más grandes con el tiempo, y en algunos casos pueden crecer para cubrir un área de hasta 6 pulgadas (15 cm). Algunas personas con síntomas de carcinoma basocelular también pueden notar cicatrices largas y de color blanquecino en la piel. Estas cicatrices son particularmente preocupantes porque no son muy notables y podrían ser un signo de morfeaforma, que es un tipo muy grave de carcinoma de células basales.

Las causas del carcinoma basocelular generalmente se relacionan con factores genéticos y ambientales. Las personas que pasan mucho tiempo al sol o que han recibido radioterapia regularmente en algún momento de sus vidas pueden tener un mayor riesgo de desarrollar este tipo de cáncer de piel. También hay algunas enfermedades que se pueden heredar que hacen que una persona sea más susceptible al carcinoma basocelular. El síndrome de Bazex, que es una enfermedad hereditaria que produce poca sudoración o vello corporal, generalmente hace que una persona sea más propensa al carcinoma de células basales. Algunas personas también tienen xeroderma pigmentoso, que es un trastorno poco frecuente que hace que una persona sea muy sensible a la luz solar y aumenta sus posibilidades de desarrollar cáncer de piel cuando se expone al sol.

Una persona que tenga posibles síntomas de carcinoma de células basales debe hablar con un médico de inmediato. Cuanto más tiempo se permita que se forme el cáncer, más difícil será deshacerse de él. El carcinoma de células basales puede ser muy similar a otros tipos de llagas, y por esta razón podría ser muy difícil para una persona saber con certeza si la tiene. Los médicos generalmente realizarán una biopsia en la protuberancia o lesión y la examinarán con un microscopio para determinar si es o no carcinoma de células basales. Si se trata de carcinoma de células basales, el médico probablemente extirpará la protuberancia quirúrgica y programará algunas visitas de seguimiento para asegurarse de que el cáncer no intente reaparecer.

OTROS IDIOMAS

¿Te ayudó este artículo? Gracias por la respuesta Gracias por la respuesta

¿Cómo podemos ayudar? ¿Cómo podemos ayudar?