¿Cuáles son los diferentes métodos de transmisión de la hepatitis C?

La transmisión de la hepatitis C generalmente ocurre cuando alguien está expuesto a la sangre de un portador del virus de la hepatitis C. La exposición a la sangre infectada es el mayor factor de riesgo para la transmisión de la hepatitis C, y muchas personas contrajeron la hepatitis C a través de transfusiones de sangre antes de la detección sistemática del suministro de sangre para detectar enfermedades contagiosas. También es posible contraer la hepatitis C indirectamente a través del contacto con objetos expuestos a la sangre contaminada con hepatitis C. También ha habido casos de transmisión de la hepatitis C a través de la actividad sexual y de nuevas madres a través de sus recién nacidos, aunque ambos tipos de transmisión son raros.

Existen varios tipos de hepatitis, todos los cuales afectan el hígado. Con el tiempo, la hepatitis C puede provocar daños hepáticos significativos, así como cáncer de hígado. A diferencia de las personas infectadas con otros tipos de hepatitis, muchas personas que tienen hepatitis C no tienen ningún síntoma discernible hasta que su hígado no se dañe. Una vez que esto sucede, la salud de un paciente con hepatitis C puede disminuir drásticamente.

Si bien la hepatitis C es una enfermedad transmitida por la sangre, puede contraerse tanto por contacto directo con la sangre como por transmisión secundaria a través del contacto con una aguja, un cuchillo u otro instrumento que haya estado expuesto a la sangre de alguien con el virus de la hepatitis C . Por esta razón, la transmisión de la hepatitis C puede tener lugar entre usuarios de drogas que comparten agujas intravenosas o entre pacientes médicos en lugares donde no se realizan procedimientos de esterilización apropiados en equipos médicos. También existe el riesgo de transmisión de hepatitis C en salones de tatuajes y piercings donde las agujas se reutilizan o no se esterilizan adecuadamente. Del mismo modo, los clientes de salones y tiendas de uñas deben preguntar sobre los procedimientos sanitarios utilizados por los manicuristas, ya que las herramientas utilizadas para cortar las cutículas y las uñas pueden contaminarse.

No parece que la transmisión de la hepatitis C sea posible por contacto con la saliva o simplemente por estar cerca de alguien que porta el virus. La transmisión sexual de la hepatitis C es posible, aunque algunos investigadores han notado que algunas personas que supuestamente contraen hepatitis C de una pareja sexual comparten ciertas características de estilo de vida, como el uso de drogas intravenosas, con esa pareja. Como tal, la incidencia de la transmisión sexual real puede ser menor que los números ya bajos actualmente reportados. Otros modos de transmisión, como de la madre al feto durante el embarazo, son igualmente raros, como son los casos de personas que contraen el virus mientras viven con alguien que tiene hepatitis C.

OTROS IDIOMAS

¿Te ayudó este artículo? Gracias por la respuesta Gracias por la respuesta

¿Cómo podemos ayudar? ¿Cómo podemos ayudar?