¿Cuáles son los síntomas de la meningitis bacteriana?

Es importante reconocer los síntomas de la meningitis bacteriana porque, sin tratamiento, la meningitis puede ser una enfermedad grave o incluso mortal. Aunque existen vacunas que previenen algunas formas de la enfermedad, conocer los síntomas, que pueden desarrollarse entre uno y siete días después de la exposición, ayuda a las personas a recibir tratamiento rápidamente. Algunos de los síntomas básicos de la meningitis bacteriana en personas mayores de dos años son fiebre, rigidez en el cuello, dolor de cabeza, estado mental alterado, falta de equilibrio, náuseas / vómitos, fotofobia y convulsiones. En niños menores de dos años, los síntomas clásicos son fiebre, letargo, inactividad, vómitos, desinterés por comer, irritabilidad y posibles convulsiones.

Los pacientes mayores de dos años no tienen que mostrar todos los síntomas de meningitis bacteriana. Los más comunes incluyen fiebre, dolor de cabeza, rigidez en el cuello y estado mental alterado. La fiebre es bastante alta, un promedio de 101.8 grados F (38.78 C) más o menos aproximadamente dos grados Fahrenheit. Es posible ver una temperatura en el rango normal, aunque generalmente la fiebre es más alta o las temperaturas pueden exceder la normal en aproximadamente cuatro grados o más. El dolor de cabeza suele ser pronunciado y severo, y muchas personas pueden alterar la conciencia, no responder adecuadamente a las preguntas o simplemente parecer confundidas.

La rigidez en el cuello en pacientes mayores de dos años es uno de los síntomas más importantes de la meningitis bacteriana, lo que a menudo facilita la diferenciación de esta enfermedad de otras afecciones como la gripe. Los médicos tienen una prueba simple para evaluar el movimiento del cuello y la detección de la afección. Alguien con esta afección generalmente no puede tocar la barbilla con el pecho o doblar la cabeza hacia atrás para mirar hacia arriba. Este síntoma puede ser suficiente solo para hacer un diagnóstico provisional de meningitis, a menos que problemas como una lesión reciente en el cuello lo justifiquen mejor.

Las náuseas y el equilibrio deficiente son síntomas menos frecuentes de meningitis bacteriana. Alrededor del 30-35% de los pacientes tienen náuseas, que, cuando se combinan con signos más reconocibles de enfermedad, pueden indicar infección. Los cambios en la capacidad de equilibrio no siempre están presentes, pero con otros síntomas de meningitis bacteriana, ayudan con el diagnóstico. La fotofobia o la gran incomodidad a la luz brillante o la luz solar también pueden indicar esta infección, pero muchos trastornos y algunos medicamentos causan fotofobia.

Los niños menores de dos años tienen síntomas diferentes, y estos deben ser notados por los padres o cuidadores para que la meningitis bacteriana, que puede ser tan grave en los jóvenes, reciba un tratamiento inmediato. Los cuidadores siempre deben buscar ayuda cuando los niños menores de dos años tienen fiebre, irritabilidad, letargo y desinterés por la comida. Los signos clásicos de rigidez en el cuello y dolor de cabeza no se pueden discernir o están ausentes en bebés y niños pequeños. El vómito puede ocurrir con mayor frecuencia en este grupo de edad y, en general, el comportamiento junto con la fiebre y otros síntomas es diferente de lo habitual, con los bebés extremadamente inactivos.

Con una intervención temprana, el tratamiento de la meningitis bacteriana puede ser exitoso, pero la enfermedad puede ser más difícil de tratar a medida que más bacterias afectan la columna vertebral y el cerebro. Algunas vacunas protegen contra ciertas formas de meningitis bacteriana. Estos incluyen la vacuna conjugada meningocócica y la inmunización contra la Haemophilus Influenzae tipo B (Hib).

OTROS IDIOMAS

¿Te ayudó este artículo? Gracias por la respuesta Gracias por la respuesta

¿Cómo podemos ayudar? ¿Cómo podemos ayudar?