¿Qué es un quiste bronquial?

Un quiste bronquial es un crecimiento de tejido anormal pero no canceroso que generalmente se desarrolla en la tráquea, el pulmón o la cavidad entre los pulmones de una persona. Este tipo de quiste puede no causar síntomas a menos que se infecte o comience a causar la compresión de los tejidos circundantes. Por ejemplo, puede crecer lo suficiente como para causar una desalineación de los órganos internos.

Los quistes pueden formarse en muchas partes diferentes del cuerpo. Un quiste es un saco que está lleno de líquido, aire o tejido sólido o semisólido. Los quistes no son funcionales, lo que significa que no sirven para un propósito y no benefician al cuerpo.

También llamado quiste broncogénico, un quiste bronquial generalmente está presente al nacer. Aunque los bebés nacen con ellos, es posible que no sean diagnosticados a una edad temprana. En cambio, el paciente puede tener el quiste durante muchos años antes de desarrollar síntomas. De hecho, muchas personas no descubren estos quistes hasta que han pasado la infancia y la adolescencia.

A pesar del hecho de que un quiste bronquial en sí mismo puede no causar síntomas, aún puede amenazar la vida de una persona o contribuir a la enfermedad. Puede comprimir estructuras vitales del cuerpo, creciendo lo suficientemente grande como para interferir con otros órganos del cuerpo. La compresión de los órganos es especialmente preocupante cuando afecta a los niños, ya que sus órganos están muy juntos en un espacio más pequeño del cuerpo. Esto significa que un quiste puede comenzar a causar problemas graves antes en un niño que en un adulto. A veces, los quistes también se rompen y sangran.

Hay muchos síntomas que pueden desarrollarse cuando una persona tiene un quiste bronquial grande. La persona puede desarrollar una tos persistente, por ejemplo, que a menudo es el síntoma más aparente para alguien con quistes bronquiales. Las personas con esta afección pueden desarrollar estrés respiratorio como resultado de la compresión de tejidos y estructuras en el área. A veces, las personas incluso desarrollan adenocarcinoma o rabdomiosarcoma, ambas afecciones cancerosas, debido a un quiste bronquial. Si un quiste bronquial se rompe o desarrolla una infección, puede provocar dolor, molestias y la liberación de líquidos, incluida la sangre.

Las pruebas de radiología se usan típicamente en el diagnóstico de quistes bronquiales. Los ultrasonidos se usan con frecuencia en los bebés, mientras que las radiografías y las tomografías computarizadas (TAC) pueden ser más útiles para las personas mayores. Una vez descubiertos, los médicos suelen recomendar cirugía para extirpar estos tipos de quistes. A veces, los médicos usan cirugía abierta para extirpar quistes bronquiales, pero también se pueden usar técnicas de cirugía láser.

OTROS IDIOMAS

¿Te ayudó este artículo? Gracias por la respuesta Gracias por la respuesta

¿Cómo podemos ayudar? ¿Cómo podemos ayudar?