¿Qué es una rotura de menisco medial?

Los huesos, ligamentos y músculos que se unen en la articulación de la rodilla están protegidos por una capa de tejido de cartílago llamado menisco. El menisco medial es la sección que se encuentra en lo profundo de la articulación, lo que ayuda a la flexibilidad de los ligamentos principales. Se puede producir una rotura del menisco medial si un movimiento de torsión incómodo o un impacto directo ejercen un exceso de tensión en los ligamentos y el tejido del cartílago. Dichas lesiones generalmente provocan dolor e hinchazón graves e inmediatos. Dependiendo de la naturaleza y la gravedad de una rotura del menisco medial, el tratamiento puede consistir en reposo, medicamentos, fisioterapia, cirugía o una combinación de los cuatro.

Las rasgaduras de menisco son bastante comunes en los atletas que practican deportes de alto impacto y de ritmo rápido como el fútbol, ​​el baloncesto y el fútbol. Un golpe directo en la rodilla durante un tackle o un giro repentino para evadir a un defensor puede estirar los ligamentos y rasgar el menisco. Una persona que no practica deportes puede sufrir una rotura del menisco medial después de una caída grave. La artritis reumatoide, la obesidad y los antecedentes de problemas de rodilla pueden aumentar el riesgo de una persona de sufrir una rotura.

En la mayoría de los casos, una rotura del menisco medial se nota instantáneamente después de una lesión. La hinchazón en la parte superior y los lados de la rodilla es común, y el área generalmente es muy sensible al tacto. Es posible que una persona no pueda doblar la rodilla o soportar peso sobre la pierna lesionada. Si el dolor es intenso, pueden aparecer mareos, náuseas y vómitos en unos minutos. Si ocurre una lesión grave, la pierna debe inmovilizarse lo mejor posible y la persona debe ser llevada a la sala de emergencias.

Un médico puede evaluar la gravedad de una lesión de rodilla examinando la articulación, preguntando sobre el accidente y realizando pruebas de imagen. Los rayos X y las imágenes por resonancia magnética se utilizan para verificar si hay signos físicos de daño en el ligamento y el cartílago. Las decisiones de tratamiento se toman en función de la extensión del daño y la salud general del paciente.

En el caso de una rotura relativamente menor en la que los ligamentos aún están intactos, se le puede indicar al paciente que descanse y hiele la rodilla durante unas tres semanas. Cuando la articulación comienza a sentirse mejor, los ejercicios de fisioterapia pueden ayudar a restaurar la flexibilidad y la fuerza de la articulación. Muchas personas necesitan usar rodilleras protectoras y limitar su actividad durante varios meses para ayudar a prevenir otra rotura del menisco medial durante la recuperación.

Una lesión que resulta en daño del ligamento cruzado anterior o medial generalmente requiere cirugía. Un cirujano puede extraer el tejido del menisco dañado, reparar ligamentos y realinear huesos dislocados si es necesario. Después de la cirugía, la mayoría de los pacientes necesitan participar en fisioterapia durante dos a seis meses. Algunas personas pueden regresar completamente a su nivel anterior de actividad, pero una rotura grave puede conducir a una discapacidad permanente o episodios crónicos de dolor de rodilla.

OTROS IDIOMAS

¿Te ayudó este artículo? Gracias por la respuesta Gracias por la respuesta

¿Cómo podemos ayudar? ¿Cómo podemos ayudar?