¿Qué es un quiste del conducto tirogloso?

Un quiste del conducto tirogloso es una masa llena de líquido que se encuentra cerca de la glándula tiroides y está presente al nacer en algunos niños. Este tipo de quiste generalmente se descubre cuando una infección hace que el quiste se agrande. Los quistes infectados pueden dificultar la deglución y pueden ser dolorosos. La ecografía o la exploración tiroidea se utilizan para verificar la presencia de un quiste del conducto tirogloso. El tratamiento consiste en extirpar el quiste o controlar el tamaño del quiste.

Durante la gestación, la glándula tiroides migra a lo largo del cuello a través de un canal llamado conducto tirogloso. Después de esta migración, el conducto es reabsorbido por el cuerpo. Sin embargo, en algunos niños, una parte del conducto tirogloso no se reabsorbe completamente y se deja que forme un quiste del conducto tirogloso.

Aunque este tipo de quiste está presente al nacer, generalmente no se descubre hasta que una infección hace que el quiste del conducto tirogloso se hinche. El quiste inflamado puede ser fácilmente palpado por un pediatra. Los quistes agrandados e infectados del conducto tirogloso también pueden causarle dolor al niño al tragar, dificultad para tragar y dolor de garganta. Ocasionalmente, se puede ver un quiste infectado sobresaliendo del cuello. La mayoría de las veces, este tipo de quiste se descubre entre las edades de dos y diez.

Una vez que un pediatra palpa un quiste del conducto tirogloso o se sospecha que se pueden realizar varias pruebas para confirmar el diagnóstico. La primera prueba que generalmente se realiza es un análisis de sangre para determinar si el quiste está interfiriendo con la función de la glándula tiroides. También se puede ordenar una ecografía, una tiroides o ambas para verificar visualmente el quiste y determinar su tamaño y la relación del quiste con la tiroides.

El tratamiento de un quiste del conducto tirogloso depende de la salud y la edad del niño. Primero, se recetarán antibióticos para destruir la infección dentro del quiste. Después de que la infección haya sido controlada o eliminada, el tamaño del quiste será reevaluado. Si el niño puede manejar la cirugía y el quiste es lo suficientemente grande como para interferir con la deglución y está cerca de la tiroides, se realizará un procedimiento quirúrgico de Sistrunk. Si el quiste es bastante pequeño y no se recomienda la cirugía para el niño, entonces el quiste se revisará periódicamente mediante una ecografía y la función tiroidea se controlará con análisis de sangre.

El procedimiento Sistrunk elimina el quiste y el tejido y abarca el conducto tirogloso original. Si queda algo del tejido del conducto tirogloso, se puede formar otro quiste. A veces, parte del hueso hioides, o el pequeño hueso en forma de U ubicado debajo del mentón, también se extrae para estar absolutamente seguro de que no queda tejido del conducto en el cuello.

OTROS IDIOMAS

¿Te ayudó este artículo? Gracias por la respuesta Gracias por la respuesta

¿Cómo podemos ayudar? ¿Cómo podemos ayudar?