¿Qué es la leucemia linfoblástica aguda?

La leucemia linfoblástica aguda (LLA) es un cáncer de rápida propagación que afecta a los glóbulos blancos. Los linfocitos son una variedad de glóbulos blancos que participan en la lucha contra las infecciones. En esta enfermedad, la médula ósea fabrica muchas células no formadas llamadas blastos que se convertirían en linfocitos en una persona sana. En ALL, sin embargo, estas explosiones no se desarrollan y no pueden combatir las infecciones. Estas células anormales, conocidas como células de leucemia, se multiplican rápidamente, desplazando a las células sanguíneas sanas que el cuerpo necesita.

La leucemia linfoblástica aguda se diagnostica cuando las pruebas de sangre y médula ósea revelan una gran cantidad de explosiones anormales de linfocitos. Después de este diagnóstico, los médicos realizarán pruebas para determinar qué tipo específico de células linfocitarias se ve afectado. Las pruebas adicionales que miden el tamaño y la cantidad de células leucémicas ayudarán al médico a saber hasta qué punto la enfermedad ha avanzado. La citogenética es un área de pruebas que pueden usarse para revelar las alteraciones que se han desarrollado en los cromosomas de las células leucémicas. Se utilizará una punción lumbar para determinar si las células cancerosas están presentes en el líquido que rodea el sistema nervioso central.

Los tipos y la magnitud de los síntomas que desarrollan los pacientes con leucemia linfoblástica aguda dependen de la cantidad de células de leucemia presentes y del grado en que han reducido la cantidad de glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas. Un recuento bajo de glóbulos rojos puede provocar anemia con la fatiga y la debilidad que lo acompañan. Como los glóbulos blancos son combatientes de las infecciones, una baja cantidad de estos puede provocar fiebre y la aparición frecuente de infecciones. Las plaquetas desempeñan un papel en la coagulación de la sangre, por lo que una baja cantidad de estas células provocará sangrado y hematomas con facilidad. Grandes cantidades de células leucémicas también pueden causar dolor en las articulaciones o los huesos, falta de apetito y vómitos.

A medida que la leucemia linfoblástica aguda crece rápidamente, los médicos normalmente comienzan el tratamiento de inmediato. La quimioterapia, que es un medicamento que mata las células cancerosas, se recetará a todos los pacientes con ALL. La radioterapia normalmente no se prescribe en ALL con la excepción de los casos que involucran a niños, donde la enfermedad es probable que se encuentre en el sistema nervioso central. Un trasplante de médula ósea (TMO), también conocido como trasplante de sangre del cordón umbilical, proporciona la mejor probabilidad de remisión a largo plazo. Como los trasplantes pueden causar problemas graves, esta opción se recomienda para pacientes que tienen pocas probabilidades de obtener una remisión a largo plazo usando quimioterapia por sí mismos.

El pronóstico de la leucemia linfoblástica aguda se verá afectado por ciertos factores. La edad del paciente influirá en la recuperación. Otros factores involucran si las células malignas han alcanzado el cerebro y la médula espinal, y si el cáncer ha vuelto a aparecer o no.

OTROS IDIOMAS

¿Te ayudó este artículo? Gracias por la respuesta Gracias por la respuesta

¿Cómo podemos ayudar? ¿Cómo podemos ayudar?