¿Qué es la depresión agitada?

La depresión agitada es una condición con varios síntomas fáciles de reconocer. Más en cuestión es tratar de describir cómo esta enfermedad encaja en el diagnóstico, especialmente cuando se trata de hacer recomendaciones de tratamiento. A menudo se describe como depresión con algunos síntomas hipomaníacos, pero es muy controvertido si eso hace que la enfermedad se acerque más a un estado bipolar o depresivo. La razón por la cual las personas se cuestionan sobre este punto es porque el tratamiento de la depresión y los trastornos bipolares no son lo mismo, y tratar de darse cuenta de la causa subyacente de la depresión agitada podría ser muy útil para determinar el mejor tratamiento.

En cuanto a los síntomas, es menos probable que la persona con depresión agitada parezca melancólica y le guste estar muy irritable o perturbada. Las personas pueden hacer cosas como gritar fácilmente a los demás, caminar por el piso, tocar o tirar de la piel, el cabello o la ropa, sentir una inquietud considerable con la incapacidad de sentarse por cualquier período de tiempo y pueden tener dificultades para articular lo que está mal. Esta inquietud extrema puede explicar, en parte, muestras de irritación significativa con los demás. La persona que experimenta esta condición es conducida desde adentro y en un estado de incomodidad mental severa.

Por lo general, estos síntomas deben durar varios días para que el trastorno se considere una verdadera depresión agitada, y muy a menudo lo hacen, lo que facilita el diagnóstico. Lo que no es tan fácil es determinar el tipo de tratamiento. Algunos médicos aprenden a recetar antidepresivos para tratar el "estado deprimido" y otros sienten que el trastorno está mucho más cerca del bipolar II, lo que merece un tratamiento estabilizador del estado de ánimo. En cualquiera de las vías de tratamiento, se podrían considerar medicamentos adicionales, incluidos los medicamentos contra la ansiedad como las benzodiacepinas, los antipsicóticos atípicos, como la quetiapina o el aripiprazol, y potencialmente otros.

La razón por la cual el tratamiento de la depresión agitada es tan importante es porque los antidepresivos pueden causar hipomanía, lo que podría alimentar el trastorno en lugar de ayudar a calmarlo. Además, algunos de los antipsicóticos atípicos están relacionados con la creación de acatisia, un sentimiento profundo de inquietud interna que puede imitar los síntomas de la agitación. Por lo tanto, el tratamiento es desafiante y no todos los médicos acordarán el curso más apropiado.

Otro obstáculo para tratar la afección puede ser que las personas con depresión agitada no siempre pueden cumplir con las instrucciones médicas. Hasta que se resuelva la afección, lo que puede llevar tiempo antes de encontrar los medicamentos apropiados, apelar a la razón podría ser un curso infructuoso. Es posible que se necesite mayor cuidado hasta la recesión de los síntomas. Esto podría significar hospitalización o podría significar que un miembro de la familia o un amigo se convierta en un socio de atención para garantizar el cumplimiento de la medicación. Esto puede ser difícil para el cuidador porque las personas en este estado pueden estar enojadas, insultantes o constantemente irritables y desafiantes.

La depresión agitada a menudo se llama una de las peores formas de depresión y ocurre con mayor frecuencia en personas que son al menos de mediana edad. Cuando esta condición ocurre en los ancianos, se debe tener más cuidado para evitar ciertos tipos de medicamentos que tienen un alto riesgo de causar la muerte a las personas mayores. Los problemas de manejo de medicamentos, aquí, plantean un desafío adicional, y ciertos medicamentos, incluida la mayoría de los antipsicóticos atípicos, no pueden usarse para calmar los síntomas hipomaníacos.

En todos los casos, los médicos buscan una combinación de medicamentos que demuestren ser efectivos y que sean bien tolerados. Una vez que los pacientes se han recuperado de la fase aguda de esta enfermedad, aún necesitan seguir con los medicamentos recetados. También se recomienda que las personas con esta afección comiencen la terapia cuando progresen fuera del estado agitado. La terapia y el manejo psicofarmacológico son herramientas útiles cuando se combinan.

OTROS IDIOMAS

¿Te ayudó este artículo? Gracias por la respuesta Gracias por la respuesta

¿Cómo podemos ayudar? ¿Cómo podemos ayudar?