¿Qué es un trastorno de la glándula suprarrenal?

Las glándulas suprarrenales son partes importantes del cuerpo que producen hormonas cruciales que controlan los procesos en el cuerpo. Estas hormonas son responsables de controlar los niveles de azúcar en la sangre, la maduración sexual durante la infancia y la pubertad, controlar el equilibrio de sal y agua en el cuerpo, controlar la respuesta del cuerpo al estrés y mantener un embarazo saludable. Cuando las glándulas suprarrenales no funcionan correctamente, se produce un trastorno de las glándulas suprarrenales. Existen tres tipos principales de trastornos de las glándulas suprarrenales, a saber, tumores pituitarios, síndrome de Cushing e hiperplasia suprarrenal congénita. Los tres trastornos requieren tratamiento médico para mejorar la salud del paciente.

Los tumores pituitarios son tumores que crecen en la glándula pituitaria, una glándula ubicada dentro del cerebro que controla la mayoría de las otras glándulas del cuerpo. Estos tumores generalmente no son cancerosos pero interfieren con las hormonas del cuerpo. Los tumores hipofisarios pueden causar problemas con la capacidad de concentración y pueden afectar negativamente el crecimiento y la maduración de un niño. Los síntomas de un tumor hipofisario pueden incluir problemas de visión, fatiga, dolores de cabeza, vómitos y retrasos en el crecimiento.

El síndrome de Cushing es un trastorno de la glándula suprarrenal que ocurre cuando una persona ha recibido un exceso de la hormona llamada cortisol. Esta cantidad excesiva de cortisol puede provenir de medicamentos que un paciente ha tomado, pero también puede ser el resultado de que el cuerpo produzca demasiada hormona. Los síntomas comunes del Síndrome de Cushing pueden incluir una cara redonda, brazos y piernas delgadas, retraso en el crecimiento en los niños, afecciones de la piel, presión arterial alta, depresión o debilidad en los huesos y músculos.

La hiperplasia suprarrenal congénita es otro trastorno de la glándula suprarrenal. Esta condición es lo opuesto al Síndrome de Cushing. Si bien el síndrome de Cushing es causado por cantidades excesivas de cortisol, la hiperplasia suprarrenal congénita es causada por una deficiencia en la hormona cortisol. Esta condición particular se hereda de los padres y varía en síntomas. Algunas personas con formas leves del trastorno pueden experimentar vello facial excesivo en las mujeres, baja estatura, pubertad temprana y períodos irregulares o incapacidad para quedar embarazadas en las mujeres.

Los casos más graves de hiperplasia suprarrenal congénita pueden incluir presión arterial baja, niveles bajos de azúcar en la sangre y dificultades para retener la sal dentro del cuerpo. Las bebés con este trastorno pueden requerir cirugía para corregir las deformidades genitales. Los hombres pueden experimentar infertilidad y tumores testiculares benignos.

El tratamiento para un trastorno de la glándula suprarrenal depende del tipo de trastorno presente en cada paciente. Los tumores hipofisarios pueden tratarse mediante radioterapia, cirugía, medicamentos o una combinación de estos métodos. El síndrome de Cushing también se puede tratar con medicamentos, cirugía o radioterapia. La hiperplasia suprarrenal congénita se puede tratar con medicamentos para que se coloquen cantidades suficientes de cortisol dentro del cuerpo. Dado que la hiperplasia suprarrenal congénita no se puede curar, el paciente puede necesitar tomar medicamentos de forma regular para mejorar su salud.

OTROS IDIOMAS

¿Te ayudó este artículo? Gracias por la respuesta Gracias por la respuesta

¿Cómo podemos ayudar? ¿Cómo podemos ayudar?