¿Qué es una enfermedad hepática autoinmune?

La enfermedad hepática autoinmune, más comúnmente conocida como hepatitis autoinmune, es una afección médica en la que el sistema inmunitario del cuerpo está atacando anormalmente las células en el hígado. Normalmente, el sistema inmunitario es la principal defensa del cuerpo contra los agentes extraños que ingresan al cuerpo. Este ataque anormal del sistema inmune en sus propias células hepáticas causa inflamación, que luego puede progresar a daño hepático extenso, cáncer de hígado e insuficiencia hepática. La enfermedad puede comenzar en cualquier momento, sin predisposición específica a la etnia y el grupo de edad. Sin embargo, es más común en mujeres que en hombres.

La mayoría de los trastornos autoinmunes, como la enfermedad hepática autoinmune, hacen que el cuerpo produzca autoanticuerpos o células que atacan los tejidos y las células del cuerpo, lo que a menudo provoca inflamación y, finalmente, daño al órgano. La causa de este mecanismo aún se desconoce, pero las predisposiciones genéticas heredadas con frecuencia juegan un papel en el desarrollo de muchas enfermedades autoinmunes. Ciertas drogas, bacterias o virus también pueden provocar cambios internos en el sistema inmunitario del cuerpo, lo que hace que se ataque a sí mismo.

Durante la etapa temprana de la enfermedad hepática autoinmune, el paciente puede no tener ninguna queja. Sin embargo, el síntoma de la enfermedad hepática autoinmune más común que sienten algunos pacientes es la fácil fatiga. También se notan articulaciones dolorosas, dolor de estómago, presencia de erupciones cutáneas y cambios en el color de la orina y las heces. A medida que la enfermedad progresa y los efectos en el hígado se vuelven más severos, el paciente puede presentar ictericia, que es la decoloración amarillenta de los ojos y la piel. También puede experimentar pérdida de peso, confusión mental y ascitis, que es la acumulación de líquido en el abdomen.

El diagnóstico de enfermedades hepáticas autoinmunes es posible mediante el uso de un panel hepático de enfermedades autoinmunes. Generalmente es una serie de pruebas que detectan la presencia y los niveles de anticuerpos, que son células producidas por el sistema inmune. Ejemplos de estos anticuerpos para los cuales los médicos prueban son los anticuerpos microsomales anti-hígado, los anticuerpos anti-músculo liso, los anticuerpos anti-nucleares y los anticuerpos anti-mitocondriales. Se obtiene una cantidad adecuada de sangre de una vena con una aguja en una jeringa y la muestra se envía al laboratorio para su análisis.

Los pacientes con enfermedad hepática autoinmune generalmente son tratados por especialistas en hígado. Los pacientes pueden beneficiarse del uso de medicamentos inmunosupresores como la prednisona. Estos son medicamentos utilizados para suprimir la función del sistema inmune, evitando así ataques adicionales al hígado ya debilitado. Por lo general, se aconseja a las personas que usan estos medicamentos que tengan cuidado con sus efectos secundarios, que incluyen el desarrollo de problemas oculares, diabetes, presión arterial alta, aumento de peso y osteoporosis, que es el debilitamiento de los huesos. Para los pacientes que no responden a la terapia con prednisona y eventualmente progresan a insuficiencia hepática, puede considerarse necesario un trasplante de hígado.

OTROS IDIOMAS

¿Te ayudó este artículo? Gracias por la respuesta Gracias por la respuesta

¿Cómo podemos ayudar? ¿Cómo podemos ayudar?