¿Qué es la tuberculosis extrapulmonar?

La tuberculosis extrapulmonar (TB) es una infección bacteriana que puede presentarse en cualquier parte del cuerpo. Asociada con la exposición a Mycobacterium tuberculosis, la tuberculosis extrapulmonar se diagnostica con mayor frecuencia en personas con el virus de inmunodeficiencia humana (VIH). También conocida como tuberculosis diseminada, generalmente se trata con una combinación de antibióticos. Las personas con tuberculosis extrapulmonar pueden curarse con un tratamiento oportuno y apropiado.

El diagnóstico de tuberculosis extrapulmonar generalmente se realiza con la ayuda de varias pruebas de diagnóstico. Dependiendo del sitio de la infección, los individuos pueden someterse a pruebas generales que incluyen un panel de sangre y análisis de orina. Se pueden realizar pruebas de imagen para verificar si hay signos de inflamación, como ocurre a menudo en presencia de infección, y evaluar la condición y funcionalidad de tejidos blandos y órganos. Se puede realizar una aspiración, que implica el uso de una aguja para obtener una muestra de líquido, si se sospecha infección en las articulaciones o en los tejidos membranosos, como el pericardio que protege el corazón. No es raro que se realice una punción lumbar si hay inflamación meníngea.

Además de la infección por VIH, existen otros factores que contribuyen a aumentar la posibilidad de infección. Los que han estado expuestos al patógeno de la tuberculosis a sabiendas, pero nunca han recibido un diagnóstico, se consideran en mayor riesgo de desarrollar TB diseminada. Ciertas afecciones crónicas, como la diabetes y el alcoholismo, que pueden afectar la inmunidad, también pueden colocar a un individuo en un riesgo significativo de infección y complicaciones.

Dado que la TB se transmite por el aire, la infección inicialmente pasará por los pulmones. Cuando la inmunidad se ve comprometida, el cuerpo no puede combatir el contagio, lo que le permite hacer metástasis en todo el cuerpo. La tuberculosis extrapulmonar puede presentarse como una infección localizada o progresivamente invasiva en varias áreas del cuerpo. Puede asentarse en cualquier parte del cuerpo, pero con mayor frecuencia afecta el intestino, los huesos y el sistema linfático. No es raro que algunas personas con tuberculosis extrapulmonar permanezcan asintomáticas durante bastante tiempo antes de enfermarse.

La presentación de síntomas de TB extrapulmonar depende completamente de la ubicación y la gravedad de la infección. Las personas a menudo desarrollan molestias localizadas e inflamación que empeora gradualmente y puede ir acompañada de fiebre y malestar general. Aquellos cuya tuberculosis extrapulmonar afecta sus sistemas urinario, nervioso o digestivo pueden estar en riesgo de infección secundaria, función orgánica alterada y daño irreversible. Las complicaciones asociadas con la infección pueden incluir formación de abscesos, coma y shock séptico.

El tratamiento generalmente se centra en la administración agresiva de una combinación de antibióticos. Para prevenir la transmisión de la infección, la reinfección y las complicaciones, es esencial que las personas completen el régimen de antibióticos en su totalidad y según las indicaciones. En algunos casos, si hay inflamación severa, también se puede administrar un medicamento corticosteroide. Completar el tratamiento es esencial para un buen pronóstico.

OTROS IDIOMAS

¿Te ayudó este artículo? Gracias por la respuesta Gracias por la respuesta

¿Cómo podemos ayudar? ¿Cómo podemos ayudar?