¿Qué es el comportamiento maníaco?

Comportamiento maníaco, o manía, es un término utilizado para describir la parte "elevada" de la depresión maníaca, también llamada trastorno bipolar. Las personas en este estado son generalmente inusualmente felices, incluso cuando no son apropiadas. A menudo experimentan niveles elevados de energía y algunos incluso pueden requerir poco o nada de sueño durante este tiempo. Mania también se caracteriza por los pacientes que exhiben un comportamiento inusual, como una mayor toma de riesgos, agresión o cambios de humor violentos. A menudo, esto es seguido por un período de depresión severa.

Aunque el comportamiento maníaco generalmente se asocia con el trastorno bipolar, pueden ocurrir períodos de manía sin ser seguidos por un período de depresión profunda. Algunos pacientes con trastorno bipolar pueden tener más problemas con los episodios maníacos que con la depresión, y algunos pacientes rara vez tienen un episodio depresivo. Generalmente se administran medicamentos para estabilizar el estado de ánimo y calmar a los pacientes. A algunos pacientes no les gusta renunciar al comportamiento maníaco porque pueden sentirse felices o mareados durante este tiempo e infelices en cualquier otro momento.

A pesar de los sentimientos a menudo positivos que los pacientes pueden experimentar durante un período de comportamiento maníaco, sigue siendo un problema grave y debe tratarse como tal. Durante estos episodios, los pacientes a menudo participan en comportamientos riesgosos o promiscuos, lo que afecta sus relaciones personales y carreras. El mal manejo del dinero, el juego y el comportamiento sexual de alto riesgo son comunes en pacientes que sufren de manía. A menudo se ven a sí mismos como invencibles. Cuando algo inevitablemente sale mal debido a un comportamiento irresponsable, esto puede conducir a una fuerte disminución de la depresión.

El tratamiento medicinal más común para el comportamiento maníaco es el medicamento litio, que ha demostrado ser efectivo para terminar un episodio maníaco y evitar que ocurran nuevos. El tratamiento generalmente es más efectivo cuando se combina con psicoterapia con un profesional capacitado en salud mental. Cuando la depresión también es un problema, se pueden necesitar medicamentos adicionales, como un antidepresivo. Esto puede crear dificultades en algunos pacientes porque muchos medicamentos utilizados para tratar la depresión pueden conducir a un comportamiento maníaco. En raras ocasiones, un medicamento antidepresivo puede provocar manía en alguien que no tiene trastorno bipolar.

La depresión maníaca no tiene cura, pero se puede controlar con el tratamiento adecuado. Muchos pacientes pueden llevar una vida productiva una vez que se hace un diagnóstico y el tratamiento ha comenzado. En algunos casos graves, los pacientes pueden tener que ser hospitalizados y someterse a una evaluación y tratamiento más extremos. Esto se está volviendo menos común a medida que los investigadores aprenden más sobre el trastorno bipolar y las formas efectivas de tratarlo.

OTROS IDIOMAS

¿Te ayudó este artículo? Gracias por la respuesta Gracias por la respuesta

¿Cómo podemos ayudar? ¿Cómo podemos ayudar?