¿Qué es la dispepsia no ulcerosa?

La dispepsia no ulcerosa es el término utilizado para describir un trastorno gastrointestinal que no se puede atribuir a una causa específica. Los pacientes a menudo muestran síntomas muy similares a los que sufren de úlceras pépticas, pero cuando se examina su estómago, no se puede encontrar úlcera, gastritis ni ninguna otra causa física obvia. Generalmente es el tipo de dispepsia más común entre aquellos con episodios recurrentes.

Los síntomas de la dispepsia no ulcerosa pueden variar bastante, pero el síntoma más común es una sensación de malestar o dolor abdominal. Acidez estomacal, hinchazón, gases y náuseas también son relativamente comunes. Los pacientes a veces pueden tener síntomas más concentrados inmediatamente después de comer, y algunas personas tienen tanta incomodidad que pueden tener dificultades para mantener baja la comida. Las personas tienden a tener períodos en los que sus síntomas están latentes, seguidos de períodos en los que pueden volverse activos. En los casos en que la dispepsia es especialmente grave con episodios frecuentes, a veces puede ser debilitante.

Los médicos aún están desconcertados sobre todas las causas exactas de la dispepsia no ulcerosa, pero la mayoría piensa que diferentes problemas son responsables en diferentes casos. Una causa común es probablemente la infección con el germen H. pylori, que es una causa muy común de úlceras pépticas. Algunos pacientes piensan que ciertos alimentos en particular están causando sus problemas, y ciertos efectos secundarios de los medicamentos también pueden ser un factor. En muchas situaciones, la dispepsia no ulcerosa puede simplemente diagnosticarse erróneamente como síndrome del intestino irritable, lo que puede causar síntomas similares en un cierto número de casos y no siempre es fácil distinguirlo de otras dolencias gastrointestinales.

Si un médico sospecha una dispepsia no ulcerosa, a menudo realizará varias pruebas para excluir otros trastornos antes de confirmar el diagnóstico. Estos pueden incluir análisis de sangre, radiografías o sondeo del tracto digestivo con un endoscopio para ver si hay áreas problemáticas notables. Si no pueden encontrar una causa específica, diagnosticarán la dispepsia no ulcerosa. Una vez que se hace este diagnóstico, muchos pacientes generalmente se sienten aliviados, porque pueden haber estado preocupados de que algo más grave les esté sucediendo.

Las opciones de tratamiento a menudo incluyen medicamentos para reducir la producción de ácido en el estómago y mejorar la regularidad digestiva general. En ocasiones, se administran antibióticos para ayudar con cualquier posible infección por H. pylori, y algunas personas también pueden necesitar medicamentos contra las náuseas para ayudar a mantener baja la comida. A veces, estos tratamientos no son realmente una cura para la dispepsia no ulcerosa, pero debido a que los síntomas tienden a aparecer y desaparecer por sí solos, el alivio a menudo es suficiente para muchos pacientes.

OTROS IDIOMAS

¿Te ayudó este artículo? Gracias por la respuesta Gracias por la respuesta

¿Cómo podemos ayudar? ¿Cómo podemos ayudar?