¿Qué es la retinitis?

La retinitis es una inflamación de la estructura en la parte posterior del ojo que responde a la luz. La retina es un componente extremadamente importante de la vista, y el daño puede resultar en pérdida de visión y baja visión en condiciones adversas. Dos condiciones son culpables comunes de la inflamación: retinitis pigmentosa (RP) y retinitis por citomegalovirus (CMV). Los pacientes que muestran signos de daño en la visión pueden necesitar una evaluación exhaustiva para determinar qué está sucediendo y cómo tratarlo. Aquellos que saben que están en riesgo debido a condiciones de salud subyacentes o antecedentes familiares pueden querer discutir opciones para el diagnóstico y tratamiento tempranos.

En el caso de la retinitis por citomegalovirus, los pacientes desarrollan inflamación debido a una infección viral. El CMV generalmente no causa enfermedad, a menos que los pacientes tengan un compromiso inmunitario, a menudo como resultado de la infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), la terapia contra el cáncer o la preparación para el trasplante de órganos. Estos pacientes son más vulnerables a las infecciones graves porque sus cuerpos no pueden combatirlos. El virus puede propagarse por todo el cuerpo, no solo a los ojos, y puede causar una variedad de complicaciones.

Las personas con retinitis pigmentosa desarrollan lesiones en la retina que pueden ser de naturaleza genética. La investigación sugiere que la enfermedad se presenta en familias, lo que puede proporcionar pistas importantes para el tratamiento y la prevención. Estos pacientes a menudo notan el problema primero en forma de ceguera nocturna, antes de desarrollar síntomas como los observados en la retinitis por CMV, que pueden incluir visión borrosa, manchas y flotadores. El RP es progresivo y puede causar daño continuo con el tiempo.

Los pacientes que se presentan a un oftalmólogo u otro profesional médico con problemas de visión de esta naturaleza pueden recibir una evaluación exhaustiva. El daño a la retina debe ser visible en el examen. Los análisis de sangre pueden revelar signos reveladores de CMV, así como disfunción inmune. Un historial del paciente puede proporcionar información de diagnóstico adicional. Todos estos materiales juntos pueden ayudar a un médico a diagnosticar con precisión la condición y discutir un plan de tratamiento con el paciente. La monitorización continua puede ser necesaria, ya que la inflamación subyacente puede ser difícil de erradicar por completo.

Las opciones de manejo dependen de la causa y la condición del paciente. Ambos pueden causar complicaciones graves si no se abordan. Los pacientes con citomegalovirus pueden beneficiarse del uso de ciertos medicamentos. Los pacientes con retinitis pigmentosa tienen menos opciones, pero pueden encontrar útil proteger sus ojos de la radiación ultravioleta. Algunas investigaciones también sugieren que los suplementos vitamínicos pueden mejorar la salud ocular, aunque los estudios controlados sobre el tema no están disponibles.

OTROS IDIOMAS

¿Te ayudó este artículo? Gracias por la respuesta Gracias por la respuesta

¿Cómo podemos ayudar? ¿Cómo podemos ayudar?