¿Qué es la disfonía espástica?

La disfonía espástica, más propiamente conocida como disfonía espasmódica, es un trastorno del habla en el que los músculos involucrados en el control del habla periódicamente tienen espasmos, lo que hace que el habla sea cortante, respirable o tensa. Las personas con esta afección también pueden tener dificultades para respirar y comer. Puede convertirse en un impedimento incapacitante, ya que el paciente puede no poder trabajar como resultado de problemas del habla y también puede experimentar angustia social cuando intenta comunicarse oralmente.

Esta condición parece ser de origen neurológico, causada por problemas con el área del sistema nervioso central responsable de la señalización de los músculos utilizados en el habla. Algunas personas tienen lo que se conoce como disfonía espástica aductora, donde los músculos se unen, empujando las cuerdas vocales entre sí y dificultando el habla. Otros tienen una forma abductora, donde las cuerdas vocales se separan demasiado para permitir la articulación del habla. También se puede observar un tipo mixto que exhibe características de ambos en algunos pacientes.

Diagnosticar la disfonía espástica puede ser un desafío. Se supone inicialmente que algunos pacientes experimentan un problema psicológico, como dificultad para hablar provocada por el estrés. En otros, puede llevar tiempo confirmar que definitivamente hay un problema neurológico y documentar el alcance del problema. Las imágenes médicas del cerebro a veces son útiles, como lo es la inspección de la laringe. Los médicos también pueden verificar si hay infección, daño a los nervios y otras causas potenciales de la afección para asegurarse de que estén haciendo un diagnóstico correcto, ya que el enfoque para el tratamiento de los trastornos del habla depende de la causa subyacente.

Hay varias opciones de tratamiento disponibles para la disfonía espástica. Una es la inyección de toxina botulínica en los músculos para reducir la espasticidad. Si bien las personas a menudo asocian este tratamiento con procedimientos cosméticos para controlar las arrugas faciales, tiene una serie de aplicaciones terapéuticas, no solo para la disfonía espástica, sino también para las migrañas y los temblores de las manos. Los pacientes también pueden seguir la terapia del habla para abordar la dificultad para hablar y desarrollar habilidades para tragar, si es necesario.

La gravedad de esta afección puede variar. Las personas con antecedentes de disfonía espástica pueden encontrar útil adquirir habilidades de comunicación alternativas, como el uso del lenguaje de señas o un tablero de comunicación aumentativo, para asegurarse de que se les entienda cuando tengan dificultades para hablar. Las adaptaciones en el lugar de trabajo están disponibles para personas con esta afección que necesitan asistencia con la comunicación, incluida la tecnología adaptativa del teléfono y la colocación en departamentos donde la comunicación oral no es una necesidad crítica.

OTROS IDIOMAS

¿Te ayudó este artículo? Gracias por la respuesta Gracias por la respuesta

¿Cómo podemos ayudar? ¿Cómo podemos ayudar?