¿Cuál es la conexión entre el alcoholismo y la depresión?

El alcoholismo y la depresión con frecuencia aparecen juntos cuando las personas luchan de una forma u otra en sus vidas. Es difícil determinar una causa exacta para cualquiera de los dos; En algunos casos, parece que el alcoholismo puede conducir a la depresión, mientras que en otros, parece que la depresión puede hacer que uno comience a beber alcohol en exceso. Sin embargo, no siempre existe una correlación directa entre los dos, por lo que no deben hacerse suposiciones sobre la salud mental o el proceso de toma de decisiones de nadie al considerar el alcoholismo y la depresión. A veces, las tendencias hacia cualquiera de las enfermedades pueden darse en la familia.

En muchos casos, sin embargo, el alcoholismo y la depresión existen juntos. El alcohol es un depresivo, y si se consume en exceso de manera regular, una persona puede descubrir que está desarrollando tendencias hacia estados de ánimo o comportamiento depresivos. Luego puede progresar a depresión clínica completa, que a menudo empeora si se sigue bebiendo alcohol. A menudo se recomienda que las personas propensas a la depresión eviten el alcohol por completo, ya que puede exacerbar rápidamente la afección.

La conexión entre el alcoholismo y la depresión también puede ocurrir en la otra dirección. Algunas personas usan el alcohol como un método para sobrellevar la depresión cuando sienten que no tienen otras opciones, en lugar de buscar el tratamiento de un terapeuta o la medicación de un médico. Algunos optan por usar el alcohol como una forma de adormecer los sentimientos de tristeza, enojo, ansiedad u otras emociones frecuentemente asociadas con la depresión.

Es relativamente fácil, entonces, volverse dependiente del alcohol para evitar experimentar sentimientos de depresión. Si no se controla, esto puede conducir al alcoholismo. Las conexiones entre el alcohol y la depresión no siempre son sencillas, pero ciertamente existen para muchas personas. Además, es posible que alguien se deprima si intenta superar su dependencia del alcohol por su cuenta, pero se desanima y siente que es insuperable.

El alcoholismo y la depresión a menudo se tratan con terapia; También se pueden recetar medicamentos para tratar la depresión, pero generalmente es muy importante que cualquier persona que tome medicamentos para la depresión deje de beber alcohol para evitar efectos secundarios peligrosos. Algunas personas encuentran que tanto la terapia individual como la grupal pueden ser extremadamente beneficiosas para superar el alcoholismo y la depresión. Tanto el alcoholismo como la depresión pueden ser afecciones de por vida, pero con el tratamiento adecuado, se pueden controlar por completo y ya no es necesario que afecten negativamente la vida.

OTROS IDIOMAS

¿Te ayudó este artículo? Gracias por la respuesta Gracias por la respuesta

¿Cómo podemos ayudar? ¿Cómo podemos ayudar?