¿Cuál es la conexión entre la lactancia materna y la ictericia?

La lactancia materna y la ictericia están conectadas de una manera única. La ictericia común, que ocurre en más del 60% de todos los recién nacidos, es el resultado del exceso de bilirrubina en el cuerpo, lo que hace que la piel y los ojos se vuelvan amarillos. Además de este tipo común de ictericia, también hay ictericia por leche materna e ictericia por lactancia materna. Si bien estas afecciones son poco frecuentes y, por lo general, no requieren ningún tratamiento que no sea una mayor lactancia, es importante controlar estos problemas de lactancia materna e ictericia para mantener la salud del recién nacido.

La ictericia de la leche materna no tiene una causa conocida, aunque se cree que se da en familias. La teoría más común sobre esta conexión de lactancia materna e ictericia es que algo en la leche materna inhibe la descomposición de la bilirrubina en el bebé. Esto no significa que haya algún problema con la leche materna o que deba interrumpirse la lactancia materna. La ictericia de la leche materna ocurre en un poco más del 2% de todos los recién nacidos y generalmente se resuelve cuando el recién nacido tiene 12 semanas de edad.

Este problema de la leche materna y la ictericia se trata mediante el monitoreo regular de los niveles de bilirrubina y el aumento de la lactancia. Es necesario un mínimo de ocho sesiones de enfermería al día; Dependiendo del estilo de lactancia del bebé, este número puede ser mucho mayor. Mientras los niveles de bilirrubina se mantengan por debajo de 20 mg, generalmente no se necesita ningún otro tratamiento. Si los niveles superan este rango, el bebé puede necesitar recibir tratamientos de fototerapia hasta que la bilirrubina alcance un nivel aceptable.

La lactancia materna y la ictericia también están conectadas por una afección conocida como ictericia por lactancia materna. Esto ocurre cuando el bebé no recibe suficiente leche para eliminar la bilirrubina de su sistema. Puede ser causada por un cierre incorrecto, lo que dificulta la capacidad del bebé de drenar completamente el seno, la programación rígida de la alimentación y, en casos raros, la falta de suministro de leche.

La ictericia de la lactancia materna generalmente se trata con la ayuda de un consultor o especialista en lactancia. El consultor puede ayudar a la madre a determinar si el bebé está prendiendo correctamente, recibiendo suficiente leche y alimentándose con suficiente frecuencia. Por lo general, ofrecer el seno cada vez que el bebé parece querer algo, incluso si acaba de terminar de amamantar hace un tiempo, es suficiente para aumentar la ingesta de leche.

Al igual que con la ictericia de la leche materna, es posible que deba tratarse con fototerapia si los niveles de bilirrubina son demasiado altos. Ocasionalmente, la madre puede necesitar bombear y alimentar al bebé con un biberón, u ofrecerle fórmula, durante uno o dos días para eliminar el exceso de bilirrubina del cuerpo. Muy raramente una madre necesita dejar de amamantar por completo; bombear al mismo tiempo que el bebé come de un biberón puede ayudar a la madre a mantener su suministro.

El estrés de la lactancia materna y la ictericia pueden ser abrumadores tanto para la madre como para el bebé. Sin embargo, la leche materna es casi siempre el mejor tratamiento para la ictericia y puede ayudar al bebé a mantenerse lo más saludable posible. Trabajar en estrecha colaboración con el pediatra del niño y un consultor experimentado en lactancia puede ayudar a resolver estos problemas de lactancia materna e ictericia.

OTROS IDIOMAS

¿Te ayudó este artículo? Gracias por la respuesta Gracias por la respuesta

¿Cómo podemos ayudar? ¿Cómo podemos ayudar?