¿Cuál es la conexión entre la privación del sueño y la depresión?

Muchos expertos creen que la falta de sueño y la depresión pueden ir de la mano. El sueño interrumpido o disfuncional puede provocar fatiga física, deterioro cognitivo y depresión. Por el contrario, los sentimientos de depresión pueden dificultar conciliar el sueño o permanecer dormido. A menudo, los trastornos que causan problemas de sueño, como el síndrome de piernas inquietas (RLS) o la apnea del sueño, pueden causar síntomas depresivos. Las personas que sufren de depresión a menudo experimentan una mejora en la calidad del sueño una vez que reciben tratamiento, y las personas que sufren de trastornos del sueño pueden experimentar un mejor estado de ánimo si el tratamiento puede mejorar su calidad del sueño.

Los pacientes con síntomas depresivos a menudo se examinan cuidadosamente para detectar trastornos que pueden interrumpir el sueño, y los pacientes con problemas de sueño a menudo se someten a pruebas de depresión. El sueño perturbado se considera uno de los síntomas más definitivos de la depresión, pero las condiciones físicas y el estrés psicológico también pueden causar un sueño perturbado. A veces, la falta de sueño y la depresión de un paciente están tan estrechamente entrelazadas que los médicos no pueden determinar cuál vino primero.

La privación crónica del sueño y la depresión a menudo pueden ocurrir juntas porque la privación del sueño puede hacer que las personas estén malhumoradas, ágiles e infelices. Estos síntomas pueden imitar la depresión tan de cerca que muchos pueden ser diagnosticados erróneamente con un trastorno depresivo cuando, de hecho, sufren de un trastorno del sueño.

No todos los que sufren de privación crónica del sueño se deprimen. Sin embargo, los médicos generalmente creen que un sueño adecuado es crucial para una buena salud física y mental. Los sentimientos de fatiga física y mental provocados por la privación crónica del sueño pueden dificultar que las personas con insomnio se diviertan. La fatiga puede dificultar el ejercicio, y los niveles bajos de actividad a menudo pueden exacerbar los problemas de sueño. Si la situación se vuelve lo suficientemente grave, la privación crónica del sueño puede provocar problemas de salud, lo que puede afectar aún más el estado de ánimo, ya que las personas que se sienten físicamente mal a menudo se sienten psicológicamente mal como resultado.

No todas las personas que padecen un trastorno depresivo desarrollan insomnio. Algunas personas que sufren trastornos depresivos duermen más de lo que se considera normal. En general, cualquier anormalidad con el sueño se considera un posible síntoma de depresión.

La privación del sueño y la depresión están tan estrechamente relacionadas que, a menudo, tratar uno de estos trastornos puede mejorar el otro. Las personas que sufren trastornos depresivos a menudo comienzan a dormir mejor a medida que el tratamiento alivia sus síntomas de depresión. Esto puede ocurrir porque los sentimientos de tristeza, culpa, ansiedad e impotencia que a menudo acompañan a la depresión pueden dificultar el sueño. Muchas personas con depresión se encuentran despiertas por la noche, incapaces de dormir porque no pueden relajarse. Del mismo modo, las personas que luchan con los trastornos del sueño a menudo comienzan a sentirse más alegres cuando reciben tratamiento y comienzan a disfrutar de un mejor sueño.

OTROS IDIOMAS

¿Te ayudó este artículo? Gracias por la respuesta Gracias por la respuesta

¿Cómo podemos ayudar? ¿Cómo podemos ayudar?