¿Cuál es la conexión entre TMJ y artritis?

La conexión entre la articulación temporomandibular y los trastornos musculares (ATM) y la artritis gira en torno al hecho de que la artritis es una de las posibles causas del trastorno. TMJ se refiere a problemas que afectan la articulación temporomandibular, una articulación que conecta el cráneo con la mandíbula inferior. Estas articulaciones se encuentran justo en frente de las orejas y se usan al masticar, hablar y tragar. En realidad, sufrir de artritis en la mandíbula puede confundirse con TMJ. La ATM y la artritis también pueden ocurrir simultáneamente en algunas personas.

La artritis de la ATM es una enfermedad degenerativa en la cual las articulaciones afectadas se inflaman, se vuelven menos móviles y duelen. Cada articulación del cuerpo, incluida la articulación temporomandibular, puede desarrollar artritis. De hecho, diferentes tipos de artritis pueden ser responsables de la ATM. Una de las causas artríticas más probables de TMJ es la osteoartritis, un tipo de artritis que se observa con mayor frecuencia en personas mayores y se asocia con el desgaste. A medida que la enfermedad progresa, el cartílago se destruye, la movilidad articular es limitada y se producen cambios de mordida.

La artritis reumatoide, ya sea asociada con lupus o por sí sola, también es una causa de ATM y artritis. Cuando la artritis reumatoide comienza a afectar la mandíbula, generalmente ya ha afectado a todas las demás articulaciones del cuerpo. La afección puede hacer que los dientes se desalineen y, en casos graves, el hueso de la mandíbula se fusione, lo que hace extremadamente difícil abrir la boca o comer. Aunque es raro, la artritis traumática es otra posible causa de ATM. La condición puede ser el resultado de jalar los dientes impactados o algún otro trauma de fuerza contundente que involucre la mandíbula.

Los síntomas de TMJ y artritis pueden ser difíciles de diferenciar de los síntomas generales de TMJ. Sin embargo, si la causa es la artritis, puede haber hinchazón y sensibilidad, y posiblemente se notará dolor en la parte frontal del oído. El dolor también suele empeorar al apretar, masticar o realizar cualquier otra actividad que requiera movimiento de la mandíbula. Se puede escuchar un chasquido a menudo descrito como un sonido de rechinar, rechinar o estallar al mover la mandíbula y puede indicar que las articulaciones están siendo afectadas.

Los antiinflamatorios no esteroideos y los relajantes musculares generalmente se usan para tratar la ATM y la artritis. Una férula también se puede usar para proteger el músculo del uso excesivo y aliviar el dolor. La terapia de calor y una dieta blanda también son útiles para calmar el dolor y reducir las molestias causadas por los movimientos repetitivos de masticación y mandíbula. La educación también puede desempeñar un papel importante en el tratamiento exitoso de la ATM y la artritis, ayudando a los que sufren a comprender qué acciones pueden causar más dolor. El conocimiento de las técnicas de fisioterapia relacionadas con la ATM, por ejemplo, podría ayudar a los pacientes a aliviar los dolores de cabeza causados ​​por la afección y fortalecer los músculos de la mandíbula.

Dependiendo del tipo de artritis que afecta la mandíbula, puede ser necesario un tratamiento más agresivo. La artritis infecciosa, un tipo que puede ser causado por una bacteria o virus que se propaga desde alguna otra parte del cuerpo, es un ejemplo de un tipo de artritis donde generalmente se necesita un tratamiento agresivo. Para prevenir el daño permanente de la mandíbula, se puede recetar un antibiótico una vez que se sospecha la afección. A menudo, el tratamiento de la artritis se inicia antes de que se hayan recibido los resultados de laboratorio que confirman la condición o el tipo de infección que ocurre.

En última instancia, el diagnóstico y el tratamiento adecuados para la ATM y la artritis probablemente dependerán de la búsqueda de asistencia de expertos médicos especializados en dolor facial. El historial médico, las radiografías y las tomografías computarizadas de un paciente a menudo se usan para obtener un diagnóstico preciso. Si el dolor persiste o empeora con opciones de tratamiento conservadoras, se puede recomendar cirugía para corregir los trastornos estructurales y las anormalidades articulares causadas por la artritis.

OTROS IDIOMAS

¿Te ayudó este artículo? Gracias por la respuesta Gracias por la respuesta

¿Cómo podemos ayudar? ¿Cómo podemos ayudar?