¿Qué es la articulación glenohumeral?

La articulación glenohumeral se conoce comúnmente como la articulación del hombro. Típicamente, el húmero, o el hueso de la parte superior del brazo, se encuentra con la escápula u omóplato, para formar lo que se clasifica como una articulación esférica. Esto se debe a que la cabeza redonda y en forma de bola del húmero encaja dentro de una cavidad poco profunda en forma de cavidad en la escápula conocida como cavidad glenoidea. La disposición permite un amplio rango de movimiento, pero al mismo tiempo la articulación no es muy estable, ya que depende de los músculos y ligamentos circundantes para mantener todo unido y evitar lesiones.

En general, la cabeza del húmero y el interior de la cavidad glenoidea están cubiertos de un tejido resistente y liso conocido como cartílago, que permite que las superficies se deslicen unas sobre otras. Un líquido lubricante conocido como líquido sinovial se puede encontrar en el espacio entre los dos. Aunque la parte de la cavidad de la articulación es poco profunda, la cavidad glenoidea tiene un borde hecho de cartílago fibroso, lo que lo hace más profundo. Alrededor de la articulación hay una cápsula que es bastante delgada y no se ajusta herméticamente. Esto permite que la articulación glenohumeral se mueva libremente.

El grupo de tendones musculares conocido como manguito rotador se fusiona con la cápsula articular. Esto ayuda a dar a la articulación glenohumeral cierta estabilidad y protección. A veces, el manguito puede dañarse y es una causa frecuente de dolor en el hombro.

Un problema común es el hombro congelado o la capsulitis adhesiva. Aquí es donde la cápsula de la articulación glenohumeral se engrosa y se llena de hebras de tejido fibroso, lo que hace que el movimiento sea limitado y doloroso. La causa no siempre es fácil de determinar, aunque puede resultar de una lesión en el manguito de los rotadores o de largos períodos de inmovilidad.

El suministro de nervios a la cápsula y los ligamentos significa que la articulación glenohumeral responde a las lesiones. Por lo general, los músculos circundantes responden al dolor entrando en espasmos, evitando el movimiento de las articulaciones y deteniendo la incomodidad. Con algunos tipos de enfermedades, como artritis o infección, puede producirse un derrame articular glenohumeral. Aquí es donde el revestimiento de la articulación produce un exceso de líquido, que puede aparecer como una hinchazón entre la cabeza del húmero y la escápula.

Debido a los muchos y variados movimientos realizados por el hombro, la estabilidad articular a veces puede verse comprometida. Es por eso que, de todas las articulaciones grandes, el hombro es probablemente el que se disloca con mayor frecuencia. La luxación de la articulación glenohumeral ocurre si se aplica fuerza repentina al húmero para empujar la cabeza del húmero hacia abajo y romper la cápsula. Esto puede suceder durante una caída donde el brazo está extendido.

OTROS IDIOMAS

¿Te ayudó este artículo? Gracias por la respuesta Gracias por la respuesta

¿Cómo podemos ayudar? ¿Cómo podemos ayudar?