¿Qué es la hernia de disco torácico?

La sección torácica de la columna vertebral es la parte media de la vértebra, que se extiende a lo largo de la parte media de la espalda entre el cuello (columna cervical) y la parte inferior de la espalda (columna lumbar). Una hernia de disco puede provocar cualquier parte de la columna y es el resultado de la ruptura de uno de los discos de amortiguación entre dos vértebras. Esto hace que parte del interior del disco, llamado núcleo pulposo, se extruya. Cuando este disco se encuentra en la columna torácica, se le puede llamar hernia de disco torácico.

No es tan común que ocurra una hernia de disco torácico porque la columna torácica es mucho más estable que las regiones de la columna cervical y lumbar. La caja torácica proporciona estabilidad adicional a esta área y el área de la columna vertebral no se mueve tanto. Esto no significa que las personas no puedan obtener una hernia de disco aquí; simplemente significa que no es tan probable. Las causas más comunes de hernia de disco en esta área son la degeneración de la columna, generalmente con el envejecimiento o alguna forma de trauma. El trauma puede ser una lesión por una caída, participar en deportes o una actividad que mueve la espalda de una manera inusual.

Los síntomas más predecibles de la hernia de disco torácico son el dolor, pero algunas personas pueden tener casos tan leves que no saben que tienen una lesión. El dolor sentido puede diferir entre los individuos y según el disco afectado. El dolor generalmente se encuentra en la parte superior de la espalda, pero el pecho y el abdomen también podrían verse afectados. Los nervios en esta área de la médula espinal se comprimen fácilmente, lo que puede provocar dolor en otras partes del cuerpo, o incluso parálisis en algunos casos.

Para diagnosticar esta afección, los médicos pueden ordenar radiografías o imágenes por resonancia magnética (IRM). También pueden solicitar tomografías computarizadas, si es necesario. Si hay hernia de disco torácico, los médicos determinarán el grado y harán recomendaciones sobre cómo tratar el problema.

Si la afección es de leve a moderada, la primera recomendación podría ser que los pacientes descansen durante unos días para ver si el dolor mejora. Los médicos pueden sugerir el uso de medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) como el ibuprofeno para ayudar a reducir la hinchazón y tratar las molestias. También pueden recetar medicamentos como hidrocodona o codeína, si los AINE por sí solos no funcionan. Además de descansar, la formación de hielo en el área afectada puede reducir la hinchazón y disminuir el dolor. Algunas personas recurren a la atención quiropráctica para esta afección, y la manipulación espinal suave también puede ser de ayuda.

Después de los primeros días de la lesión, las personas generalmente son guiadas hacia el reinicio gradual de la actividad. Siempre que la actividad se tolere a un nivel cada vez más funcional, la cirugía para la hernia de disco torácico podría no ser necesaria. Por otro lado, si incluso la más mínima actividad empeora las cosas, los médicos pueden recomendar la cirugía. Cabe señalar que varias personas no requieren intervención quirúrgica.

La cirugía para la hernia de disco torácico puede ser compleja porque se realiza en la columna vertebral, que contiene tantos nervios que controlan el resto del cuerpo. Sin embargo, estas cirugías se realizan con bastante frecuencia. El objetivo principal en el tratamiento de esta lesión es deshacerse del material de extrusión para que el disco deje de ejercer presión sobre la columna vertebral y los nervios. Después de la cirugía, muchos se recuperan por completo, aunque pueden estar un poco más expuestos a la ruptura de otro disco en la misma área.

OTROS IDIOMAS

¿Te ayudó este artículo? Gracias por la respuesta Gracias por la respuesta

¿Cómo podemos ayudar? ¿Cómo podemos ayudar?