¿Qué es la tromboangiitis obliterante?

La tromboangitis obliterante, también conocida como enfermedad de Buerger, es un tipo de trastorno vascular que causa coagulación en los vasos sanguíneos de las manos, brazos, pies y piernas. La disminución del flujo sanguíneo puede conducir a la presencia de úlceras isquémicas, dolor y eventualmente gangrena en las extremidades. Es un trastorno raro que surge del consumo excesivo de tabaco a largo plazo. Cuando el trastorno se detecta temprano, simplemente dejar de fumar suele ser suficiente para detener la progresión de la tromboangitis obliterante. La cirugía es necesaria cuando la enfermedad se encuentra en sus etapas posteriores para reparar los vasos sanguíneos dañados y el tejido circundante.

Los médicos y los investigadores médicos no entienden completamente por qué ocurre la tromboangiitis obliterante, pero sí saben cómo se desarrolla. Los expertos han descubierto que usar grandes cantidades de tabaco durante un largo período de tiempo puede provocar hinchazón e inflamación en los vasos sanguíneos de las manos y los pies. A medida que los vasos en las extremidades se hinchan, el flujo sanguíneo se ve severamente restringido. La coagulación ocurre con el tiempo y los problemas de flujo sanguíneo tienden a empeorar si un individuo continúa fumando o masticando tabaco.

Es probable que una persona que tiene tromboangiitis obliterante experimente dolor y debilidad en las manos o los pies. Las extremidades pueden hincharse, palidecer y perder la sensación con el tiempo. Las úlceras descoloridas y las llagas abiertas aparecen a medida que el flujo sanguíneo se vuelve cada vez más restringido. El tejido en los dedos de manos y pies eventualmente comienza a morir y pudrirse, ya que deja de recibir cantidades suficientes de oxígeno, una condición conocida como gangrena.

Un médico que sospecha tromboangitis obliterante generalmente realiza varias pruebas de diagnóstico para descartar otras afecciones que causan coagulación de la sangre, como la aterosclerosis, la diabetes y los trastornos congénitos. El médico puede recolectar muestras de sangre y orina y realizar una arteriografía, un tipo especial de procedimiento de rayos X que revela coágulos y daños en los vasos sanguíneos. Después de confirmar un diagnóstico, el médico puede determinar el mejor curso de tratamiento.

Los pacientes diagnosticados con tromboangiitis obliterante generalmente no necesitan tomar medicamentos ni someterse a una cirugía. En cambio, la afección tiende a aliviarse cuando los pacientes se abstienen del tabaco, evitan la exposición al frío y ejercitan sus manos y pies con regularidad. Si la circulación sanguínea no regresa, a un paciente se le pueden recetar medicamentos para relajarse y abrir los vasos sanguíneos. Cuando la enfermedad progresa lo suficiente como para causar entumecimiento y muerte tisular, un cirujano puede tratar de aliviar los problemas abriendo manualmente los vasos y limpiando los coágulos. La amputación es necesaria solo cuando la gangrena ha destruido una extremidad irreparable.

OTROS IDIOMAS

¿Te ayudó este artículo? Gracias por la respuesta Gracias por la respuesta

¿Cómo podemos ayudar? ¿Cómo podemos ayudar?