¿Qué es la carga seca?

Carga seca es un término que se utiliza para describir bienes sólidos y secos, y que no requieren precauciones especiales durante el proceso de envío. Los productos de este tipo no son ninguna forma de gas o líquido, y pueden enviarse en contenedores que no tienen ningún tipo de equipo de control de temperatura incluido. Hay varios tipos de bienes que pueden considerarse carga seca, incluidos algunos productos secos buenos, metales como el hierro o el acero, e incluso algunos tipos de granos alimenticios que tienen una mayor tolerancia al calor o al frío.

El envío de carga seca se considera relativamente sencillo de realizar. Las mercancías incluidas en este tipo de envío no requieren más que un embalaje y almacenamiento adecuados dentro del contenedor de envío para ser transportados desde un punto de origen a un punto de destino. Es muy poco probable que se estropeen los productos de este tipo, incluso si se experimenta calor o frío extremo durante el proceso de envío. Dado que la carga seca representa menos gastos para el remitente para garantizar que las mercancías lleguen en condiciones utilizables, los costos evaluados para el proceso de envío son generalmente más bajos que los costos de envío de mercancías que requieren un manejo especial adicional.

Un contenedor de carga seca normalmente es hermético, lo que evita que cualquier elemento externo dañe los productos que se envían. Esto es cierto ya sea que las mercancías se envíen por ferrocarril, por carretera o por agua. Los buques de carga seca, los camiones y los vagones normalmente no incluyen equipos para mantener la temperatura interna de los contenedores de envío dentro de un rango dado, ya que los productos secos no se ven afectados por los cambios de temperatura. Por lo general, el potencial de humedad que ingresa al contenedor, así como el daño sufrido si la mercancía cambia durante el transporte, son las dos áreas de preocupación cuando se envía cualquier tipo de carga seca.

Muchas naciones proporcionan regulaciones específicas con respecto al envío de carga seca dentro de sus fronteras. Además, el proceso de importación o exportación de este tipo de carga también está cubierto normalmente en las regulaciones comerciales gubernamentales entre los dos países involucrados. Los remitentes observan estas regulaciones y también tienden a informar a sus clientes sobre qué precauciones se deben tomar al preparar los productos para el envío, qué tipo de procesos de carga y descarga estarán involucrados y qué esperar en términos de cargos por proporcionar el servicio de envío. Cuando se sigue adecuadamente, las posibilidades de contaminación debido a la exposición a la humedad o daños causados ​​por los cambios durante el transporte se minimizan, lo que permite que las mercancías lleguen a su destino previsto en las mismas condiciones que cuando salieron de su puerto de origen.

OTROS IDIOMAS

¿Te ayudó este artículo? Gracias por la respuesta Gracias por la respuesta

¿Cómo podemos ayudar? ¿Cómo podemos ayudar?