¿Qué es la fertirrigación?

La fertirrigación es una práctica de paisajismo y jardinería en la que se agregan materiales solubles en agua al agua utilizada para el riego. Clásicamente, la fertirrigación proporciona nutrientes en forma de fertilizantes, aunque también se puede usar para enmendar el suelo y una variedad de otros materiales, incluidos los productos químicos agrícolas para hacer frente a las plagas de los cultivos y las enfermedades de las plantas. En la agricultura comercial, la fertirrigación es de uso generalizado, y el concepto comenzó a extenderse al paisajismo residencial y la jardinería hobby a principios de la década de 2000.

Un sistema básico de fertirrigación simplemente tiene un tanque conectado a la salida de agua, lo que permite al usuario agregar productos químicos al tanque según sea necesario. Por lo general, los códigos locales requieren la instalación de una válvula de reflujo, que evita que los materiales en el tanque suban por la línea de agua, eliminando así el riesgo de contaminación. También se pueden requerir permisos para productos químicos agrícolas particulares, especialmente aquellos que representan un riesgo para la salud humana y animal si se manejan mal.

Cuando se fertilizan los cultivos, los materiales solubles en agua en el tanque se entregan a las plantas junto con el agua que necesitan. Este sistema de entrega permite que las plantas absorban más de lo que pueden a través de aplicaciones tópicas clásicas, lo que significa que se necesita menos fertilizante y otros materiales. Además, la fertirrigación reduce el riesgo de lixiviación y escorrentía, lo que beneficia al medio ambiente circundante. También es más fácil administrar un sistema de fertirrigación en comparación con un régimen típico de fertilización tópica y cuidado de plantas.

Una desventaja distintiva de la fertirrigación es que no permite que los agricultores y jardineros entreguen enmiendas sólidas del suelo, como compost, humus y materiales similares. Esto puede conducir a desequilibrios en la calidad del suelo, especialmente si la fertirrigación se utiliza durante un período prolongado para gestionar los cultivos. Los sistemas de fertirrigación también pueden reducir la cantidad de tiempo que se pasa inspeccionando los cultivos, porque las personas no necesitan estar tanto en los campos, y esto puede significar que se pierden los primeros signos de problemas en los campos.

Ciertamente hay muchas razones para usar un sistema de fertirrigación, o para integrar la fertirrigación en un sistema existente de paisajismo y jardinería. La fertirrigación regular puede ayudar a las plantas a desarrollar raíces grandes y saludables, lo que lleva a cultivos y jardines ornamentales más saludables y felices. Sin embargo, antes de instalar un sistema de fertirriego, es una buena idea verificar los códigos locales para confirmar que el sistema es legal y ver qué productos químicos se permitirán usar con un tanque de fertirrigación.

OTROS IDIOMAS

¿Te ayudó este artículo? Gracias por la respuesta Gracias por la respuesta

¿Cómo podemos ayudar? ¿Cómo podemos ayudar?