¿Cómo elijo el mejor tratamiento para el músculo roto?

Existen varias opciones de tratamiento para un desgarro muscular o distensión muscular, incluido el descanso, la aplicación de hielo con compresas de calor alternas y el uso de analgésicos de venta libre. La fisioterapia, el estiramiento y los ejercicios de fortalecimiento a menudo también se usan para tratar este tipo común de lesión. El tratamiento muscular desgarrado más apropiado dependerá de la gravedad y de la ubicación de la lesión. Las distensiones musculares se clasifican en tres categorías distintas, cada una distinguida por síntomas específicos. En algunos casos, la lesión muscular se puede tratar en casa sin intervención médica, mientras que otras lágrimas más graves requerirán la ayuda de un profesional deportivo o médico.

Cada lesión muscular desgarrada encaja en una de las tres categorías o grados principales. El primer grado se refiere al tipo de rasgadura más leve y se caracteriza por muy poca molestia y sin pérdida de movimiento. El segundo grado es más grave y puede incluir hematomas, hinchazón y puede limitar la capacidad de la persona para realizar actividades de alto nivel, como el ejercicio extenuante. En el tercer grado de distensiones musculares, el paciente presenta hinchazón, dolor extremo y un rango de movimiento muy limitado cerca de la lesión. Es común que todos los grados de desgarro muscular sean tratados de manera similar, y las lesiones más graves requieren un período de tiempo más largo para sanar por completo.

El tratamiento muscular desgarrado más común y efectivo es el descanso para la articulación y el músculo afectados. Dependiendo del paciente y la gravedad de la lesión, este período de descanso puede ser tan corto como cinco días, o puede tomar algunas semanas para la recuperación completa. Se alienta a los pacientes a moverse lo más normalmente posible, mientras se asegura de que el área lesionada no se canse o duela demasiado. Se cree que esta combinación de actividad normal, junto con un descanso adecuado, fomenta la recuperación muscular con el menor estrés adicional posible.

Otra opción de tratamiento muscular desgarrado implica el uso de compresas frías y calientes, que se usan alternativamente para aliviar los síntomas comunes de la tensión muscular, como dolor y dolor. Las compresas frías se usan de manera más efectiva en las primeras 72 horas después de la lesión. Se recomienda utilizar compresas frías solo durante intervalos de 15 minutos para evitar daños en la piel. Se pueden aplicar compresas calientes para reducir la rigidez muscular y permitir un mayor rango de movimiento durante la recuperación.

Las preparaciones y medicamentos de venta libre también son opciones viables para el tratamiento de los músculos rotos. Se pueden aplicar cremas y ungüentos al área lesionada cuando sea necesario. Estos productos contienen ingredientes que ofrecen una combinación de calor y frío al grupo muscular afectado. Para el dolor y la incomodidad, muchos terapeutas deportivos y médicos recomiendan que los pacientes con músculos rotos tomen analgésicos con propiedades antiinflamatorias según sea necesario hasta que los síntomas desaparezcan.

OTROS IDIOMAS

¿Te ayudó este artículo? Gracias por la respuesta Gracias por la respuesta

¿Cómo podemos ayudar? ¿Cómo podemos ayudar?