¿Qué es un conducto radicular fallido?

Un procedimiento fallido del conducto radicular es aquel en el que el dentista no ha podido eliminar todo el tejido muerto o enfermo de un diente infectado. Los conductos radiculares son tratamientos para infecciones que afectan la raíz o la pulpa del diente. Las infecciones provocan dolor, tejido muerto o incluso abscesos. En el tratamiento del conducto radicular, también llamado tratamiento endodóntico, el dentista limpia el canal para eliminar el tejido infectado. Los problemas del conducto radicular se producen cuando el procedimiento no ha eliminado completamente el tejido enfermo o cuando se ha dejado abierta una ruta a través de la cual puede volver la infección.

Obtener un tratamiento de conducto generalmente erradica la infección y salva el diente. Sin embargo, cuando falla un procedimiento de conducto radicular, generalmente significa que el dentista ha perdido un canal adicional en el diente. Se espera que algunos dientes tengan solo un canal cuando, en algunos pacientes, esos dientes realmente tienen dos. Otra razón por la cual un procedimiento de endodoncia puede no tener éxito es que un diente puede tener una estructura de canal intrincada en el interior de la pulpa, que el dentista pierde o no puede alcanzar con sus instrumentos.

Un conducto radicular fallido también puede ser el resultado de un accidente durante el procedimiento, en el cual un instrumento dental se rompe y se atasca en el canal. Las irregularidades estructurales, como curvas, repisas u obstrucciones, pueden dificultar que un dentista elimine completamente el tejido infectado. Otra causa de complicaciones del conducto radicular es cuando se desarrolla una grieta en la raíz de un diente y el canal no puede sellarse contra la reinfección posterior.

Uno de los síntomas más obvios de un conducto radicular fallido son las encías inflamadas alrededor del diente, lo que significa infección bacteriana continua y caries. Otros síntomas de un conducto radicular fallido incluyen dolor punzante que empeora, sensibilidad que se vuelve más aguda y la filtración de líquido alrededor del diente. A veces, sin embargo, un conducto radicular fallido no causa síntomas perceptibles, por lo que los pacientes deben buscar exámenes de seguimiento de sus dentistas, incluidas las radiografías.

Cuando un paciente nota síntomas de un conducto radicular fallido, debe buscar tratamiento lo antes posible. Una solución es que el dentista retire el material de relleno viejo, realice un nuevo procedimiento de conducto radicular y obtenga un mejor sellado. Otra opción es que un cirujano oral realice una cirugía de conducto radicular, que generalmente implica una apicectomía, un procedimiento en el que el cirujano corta las puntas de las raíces de un diente infectado. A veces, se debe realizar una amputación de la raíz, donde una raíz debe eliminarse por completo.

OTROS IDIOMAS

¿Te ayudó este artículo? Gracias por la respuesta Gracias por la respuesta

¿Cómo podemos ayudar? ¿Cómo podemos ayudar?