¿Qué es un emético?

Un emético es una sustancia que induce el vómito cuando se ingiere. Los eméticos se han empleado tradicionalmente para vaciar el estómago después de ciertos tipos de envenenamiento, pero también tienen otras aplicaciones culturales. Estos se han utilizado de diversas maneras con fines medicinales o incluso espirituales en una diversidad de culturas. Aunque la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP) ya no recomienda que se administren eméticos de forma rutinaria por accidentes de envenenamiento en niños, el estudio del uso etnobotánico de especies de plantas eméticas tiene el potencial de descubrir nuevos tratamientos farmacéuticos.

El uso emético etnobotánico está bien documentado. La preparación de ayahuasca de Banisteriopsis caapi , una planta nativa de América del Sur, es una parte integral de la medicina física y espiritual en ciertas culturas indígenas. El uso de la preparación con frecuencia implica vómitos violentos seguidos de experiencias alucinógenas. El efecto de limpieza y purificación del emético ha sido identificado como un aspecto significativo del proceso espiritual del uso de ayahuasca. Curiosamente, la medicina occidental ha identificado que los compuestos en Banisteriopsis caapi son efectivos en el tratamiento de parásitos intestinales, respaldando el valor medicinal de la ceremonia de purificación.

El emético más común utilizado en la medicina occidental es el jarabe de ipecacuana . Esta es una solución preparada a partir de la raíz del arbusto ipecacuana de América del Sur. Tras la ingestión, el vómito generalmente ocurre en cuestión de minutos y continúa hasta que se haya purgado todo el contenido del estómago. Es importante tener en cuenta que ipecac solo debe administrarse bajo el consejo de un centro de control de envenenamiento, ya que ciertos tipos de envenenamiento están contraindicados para el tratamiento emético. Del mismo modo, las víctimas que están inconscientes o incapacitadas nunca deben ser inducidas a vomitar, a menos que lo recomiende un profesional médico.

En 2010, la AAP rescindió el consejo de que los padres mantengan un recipiente de una onza (30 ml) de jarabe de ipecacuana como parte de los botiquines de primeros auxilios en el hogar. Tradicionalmente, se aconsejaba a los padres inducir el vómito en casos de intoxicación accidental. Las pautas revisadas presentadas por la AAP afirman que, de hecho, no hay evidencia empírica para apoyar esta práctica, y que ningún estudio ha demostrado que el vómito inducido influya significativamente en las tasas de mortalidad en los casos de intoxicación.

Como alternativa, la AAP recomienda a los padres centrarse en la prevención de envenenamientos, manteniendo las sustancias potencialmente tóxicas fuera del alcance de los niños. En caso de emergencia, se debe usar carbón activado, que se une a sustancias tóxicas y evita la absorción en el torrente sanguíneo, en lugar de eméticos. Siempre que sea posible, se debe consultar a un centro de control de intoxicaciones u otro profesional médico antes de intentar el tratamiento en el hogar.

OTROS IDIOMAS

¿Te ayudó este artículo? Gracias por la respuesta Gracias por la respuesta

¿Cómo podemos ayudar? ¿Cómo podemos ayudar?