¿Qué es la terapia del habla y el accidente cerebrovascular?

La terapia del habla para accidentes cerebrovasculares es una forma de terapia del habla diseñada para ayudar a las víctimas de un accidente cerebrovascular a recuperar la capacidad de comunicarse y abordar los déficits físicos y cognitivos que pueden ser un legado de un accidente cerebrovascular. Cuanto antes se proporcione la terapia del habla después de un accidente cerebrovascular, mejor será el pronóstico para el paciente; muchos terapeutas del habla que se especializan en el tratamiento del accidente cerebrovascular practican en hospitales para poder trabajar con los pacientes tan pronto como se estabilicen. Tanto la terapia del habla para adultos como la pediátrica están disponibles, con enfoques diferentes, según la edad del paciente.

Un derrame cerebral puede causar mucho daño al cerebro. Muchas víctimas de accidente cerebrovascular experimentan afasia, deterioro del lenguaje causado por daños en las áreas del cerebro involucradas en el procesamiento del lenguaje. Los pacientes también pueden tener problemas para hablar después de un derrame cerebral debido a la pérdida de control muscular y la debilidad muscular en la boca y la garganta, lo que arrastra las palabras de la víctima o dificulta la forma de hablar. Un patólogo del habla y el lenguaje puede abordar estos problemas en la terapia del habla con ictus, ayudando al paciente a restablecer las habilidades de comunicación.

Dependiendo de la gravedad del accidente cerebrovascular, las habilidades del lenguaje del paciente pueden recuperarse por completo durante la terapia del habla, o la terapia simplemente puede ayudar al paciente a comunicarse con mayor claridad o ayudar al paciente a desarrollar nuevos métodos de comunicación para compensar el daño causado por el accidente cerebrovascular . Los déficits del lenguaje causados ​​por los derrames cerebrales a menudo son muy frustrantes para los pacientes porque pueden sentir que están atrapados dentro y no pueden comunicarse, y como resultado, los terapeutas del habla y derrames cerebrales también deben ser compasivos, cuidadores de pacientes que apoyan a sus pacientes a través de arrebatos psicológicos además de dificultad con el habla mientras se someten a terapia.

Los estudios en víctimas de accidente cerebrovascular han demostrado que, además de la intervención temprana, la terapia intensiva también ayuda. La terapia del habla con ictus puede ser agotadora en los primeros días y semanas después del ictus, ya que el terapeuta utiliza una variedad de actividades de terapia del habla para estimular al paciente y lograr que se comunique con éxito. Estas actividades pueden incluir cosas como cantar, repetir listas, responder preguntas y volver a aprender los mecanismos físicos involucrados en el habla.

Recibir la terapia del habla para el ACV no solo ayuda a los pacientes a comunicarse. Puede abordar los problemas de deglución que surgen tras un derrame cerebral, y la estimulación del cerebro también puede facilitar la recuperación de otros déficits neurológicos, ayudando al paciente a alcanzar un nivel de actividad normal después de un derrame cerebral. La terapia del habla también es psicológicamente beneficiosa para los pacientes con accidente cerebrovascular, lo que puede contribuir a un mejor pronóstico.

OTROS IDIOMAS

¿Te ayudó este artículo? Gracias por la respuesta Gracias por la respuesta

¿Cómo podemos ayudar? ¿Cómo podemos ayudar?