¿Qué es la fisiología ocular?

La fisiología ocular es el estudio de los procesos fisiológicos que involucran el ojo y todas las estructuras relacionadas. Esta ciencia se basa en la química, la física y la anatomía. Describe el mecanismo que utiliza el cuerpo humano para interpretar la luz de manera que ayude a comprender el mundo.

El ojo y todos los procesos asociados con él son complejos, por lo que el término fisiología ocular es bastante amplio, por decir lo menos. La fisiología, en términos simples, puede considerarse como el funcionamiento de las cosas. Si la anatomía es de lo que están hechas las cosas, la fisiología es lo que realmente hacen estas cosas. Por ejemplo, la anatomía del ojo puede describir la pupila, la córnea u otras estructuras, mientras que la fisiología del ojo articularía cómo los rayos de luz se transforman en la vista.

La vista es una función necesaria en muchas cosas que hacen los animales, y aunque no es necesaria para la vida misma, juega un papel importante en la experiencia del mundo. Ver una cadena montañosa, evitar un objeto arrojado, experimentar atracción física: cada una de estas actividades comunes no sería posible sin la función fisiológica adecuada del ojo. En pocas palabras, la luz está compuesta de pequeñas partículas que rebotan de los objetos y entran en los ojos. Luego es captada por las células sensoriales y transformada en impulsos electroquímicos que luego el cerebro interpreta.

La mejor manera de tener una percepción funcional de la fisiología ocular es compararla con la de un objeto más tangible y familiar: una cámara. La córnea, o fuera del ojo, puede considerarse como una lente de cámara, y es responsable de aproximadamente el 60% del enfoque de la luz. La siguiente parada de la luz parcialmente enfocada es a través de la pupila y el iris, donde sus cualidades de apertura controlan el volumen de luz que puede pasar. En áreas oscuras, este volumen es bastante alto, mientras que las habitaciones luminosas pueden hacer que la abertura disminuya, lo que resulta en un cambio en el tamaño de la pupila.

Esta luz más finamente enfocada finalmente alcanza una estructura en la parte posterior del ojo conocida como la retina, donde los bastones y conos específicos de la luz actúan para traducir su recepción de luz en un impulso que viaja a la parte posterior del cerebro. Los conos captan la luz de color, mientras que los bastones son más o menos receptores claros y oscuros. El nivel de su excitabilidad por la luz cambia los impulsos que envían, lo que afecta la imagen que el cerebro realmente ve o interpreta.

OTROS IDIOMAS

¿Te ayudó este artículo? Gracias por la respuesta Gracias por la respuesta

¿Cómo podemos ayudar? ¿Cómo podemos ayudar?