¿Qué es la fisiología del dolor?

La sensación de dolor evolucionó para garantizar que los organismos eviten los estímulos nocivos o letales. Hay un fuerte componente emocional en el dolor, pero también una base fisiológica real para el sentimiento. Los estudios de fisiología del dolor han revelado que el dolor se siente y se transmite al cerebro al igual que otras sensaciones físicas como la temperatura o el tacto.

Muchos animales, incluidos los seres humanos, tienen receptores específicos para el dolor llamados nocioceptores. Estos existen en todo el cuerpo, con la excepción del cerebro, y son terminaciones nerviosas libres. En presencia de estímulos dolorosos, hacen que la célula nocioceptor se dispare. Puede haber muchas causas potenciales de dolor, ya que los estímulos mecánicos, químicos, eléctricos y biológicos pueden provocar disparos.

Después del disparo inicial del nocioceptor, la señal se transmite a otras células que transmiten la información a la médula espinal y al cerebro. Según la investigación moderna sobre fisiología del dolor, el dolor se percibe cuando estas señales llegan al sistema nervioso central. El tálamo es la primera área donde se siente el dolor.

La señal luego se dirige al sistema límbico, que explica el aspecto emocional del dolor, y simultáneamente a la corteza cerebral. Aquí tiene lugar la interpretación y percepción del dolor. Algunas partes de la corteza, incluida la corteza sensorial primaria, permiten localizar la fuente del dolor.

Existen dos tipos diferentes de fibras nerviosas en la fisiología del dolor, que representan dos tipos de dolor. El primer tipo, llamado fibras A, transmite información rápida sobre el dolor repentino, como un corte o una quemadura. La transmisión rápida permite reacciones reflejas, como alejarse de la causa del dolor, incluso antes de que el cerebro perciba el dolor mismo.

Otro tipo de fibra nerviosa importante en la fisiología del dolor es la fibra C más pequeña. Estas fibras transmiten mensajes después de la sensación inicial de dolor y transmiten los dolores sordos o quemaduras leves que siguen después de un dolor inicial más agudo. Los mensajes de las fibras C se transportan más lentamente debido a su tamaño y porque sus axones no están envueltos en mielina. Se cree que son responsables de algunas sensaciones de dolor crónico.

La comprensión de la fisiología del dolor ha puesto de manifiesto varios objetivos para los analgésicos. Muchos tratamientos para el dolor se centran en inhibir las señales de dolor relacionadas con el componente emocional del dolor, incluidos los analgésicos narcóticos. Los analgésicos de venta libre a menudo reducen la inflamación y la transmisión de las señales iniciales de dolor de los nocioceptores. Aún otros medicamentos para el dolor incluyen medicamentos antiepilépticos que buscan prevenir la percepción continua del dolor de las células que fallan en el sistema nervioso.

OTROS IDIOMAS

¿Te ayudó este artículo? Gracias por la respuesta Gracias por la respuesta

¿Cómo podemos ayudar? ¿Cómo podemos ayudar?