¿Qué es el cuerpo vertebral?

Las vértebras son los huesos que forman la columna vertebral en humanos y otros vertebrados. El cuerpo humano tiene 33 vértebras, 24 de las cuales forman la columna vertebral. El cuerpo vertebral es la parte más grande de cada vértebra. Es una estructura ósea gruesa que proporciona fuerza a la columna vertebral y protección para la médula espinal.

El cuerpo vertebral se ve como un cilindro corto, aunque la forma varía un poco dependiendo de dónde se encuentre. Hay siete vértebras cervicales que forman el cuello. La primera vértebra cervical, llamada atlas, no tiene cuerpo vertebral. Tiene la forma de un anillo óseo que gira alrededor de la segunda vértebra cervical, llamada eje, lo que le da al cuello la capacidad de girar. Los cuerpos de las seis vértebras cervicales restantes son más alargadas que las del resto de la columna vertebral.

Las 12 vértebras torácicas se encuentran en la parte media y superior de la espalda. Esta área de la columna está unida a la caja torácica y tiene muy poco movimiento. El cuerpo de estas vértebras es más corto que el de una vértebra cervical, y más delgado que el que se encuentra en la región lumbar.

Los cinco cuerpos vertebrales lumbares que se encuentran en la parte inferior de la espalda son más grandes y gruesos que los ubicados en las regiones cervical y torácica. Este tamaño aumentado es necesario para acomodar la carga de peso y la presión ejercida contra la espalda baja. Estos huesos están diseñados para flexión y extensión, pero no para rotación. La región lumbar lleva la mayor parte del peso del cuerpo y es el área principal para el dolor de espalda.

Se une un anillo óseo a cada cuerpo vertebral, y cuando las vértebras se apilan juntas, forman una columna hueca para que pase la médula espinal. El cuerpo vertebral se coloca en el exterior de la columna vertebral, lo que brinda protección adicional al cordón sensible. Entre cada vértebra hay un cojín suave llamado disco intervertebral que funciona como un amortiguador y protege los huesos del roce entre sí.

El cuerpo vertebral es una estructura portadora de carga y con el tiempo puede desarrollar una fractura por compresión. Esto es especialmente cierto en mujeres posmenopáusicas o pacientes que padecen osteoporosis, una condición que hace que los huesos se adelgacen o pierdan densidad. Aunque es menos común, las fracturas por compresión también pueden ocurrir como resultado de un incidente traumático como una caída. Los síntomas incluyen dolor, hormigueo o pellizcos nerviosos y curvatura en la columna vertebral. El diagnóstico generalmente se confirma con una radiografía.

Una fractura por compresión generalmente cura en ocho a diez semanas, y el tratamiento generalmente implica el control del dolor y la causa subyacente de la fractura. Si la condición es el resultado de la osteoporosis, es muy probable que el paciente sufra más fracturas. En tales casos, el tratamiento aborda la pérdida de densidad ósea e incluye medicamentos, calcio y ejercicio. Si el dolor es intenso, se puede recomendar un procedimiento quirúrgico conocido como vertebroplastia. La vertebroplastia implica la inyección de cemento en el cuerpo vertebral para estabilizar la fractura y aumentar la densidad del área afectada.

OTROS IDIOMAS

¿Te ayudó este artículo? Gracias por la respuesta Gracias por la respuesta

¿Cómo podemos ayudar? ¿Cómo podemos ayudar?