¿Qué son las acuaporinas?

Una aquaporina es una proteína especializada ubicada en la membrana celular de las células del cuerpo. Forma el mecanismo responsable de bombear agua dentro y fuera de la celda según sea necesario. Las acuaporinas son parte de la gran familia de las principales proteínas intrínsecas, proteínas que forman poros o canales en la membrana celular, y trabajan para regular la composición del interior de la célula.

La acuaporina fue descubierta por Peter Agre de la Universidad Johns Hopkins en 1992. Agre ganó el Premio Nobel de Química 2003 por su descubrimiento. Descubrió las acuaporinas por casualidad durante un estudio sobre el antígeno del grupo sanguíneo Rh, confirmando las sospechas desde hace mucho tiempo por la comunidad científica de que existía un mecanismo para transportar agua a través de la membrana celular.

Las acuaporinas conducen el agua dentro y fuera de la célula, pero evitan el movimiento de iones y otros solutos a través de la pared celular. Una forma especializada de aquaporina, llamada aquaglyceroporin, permite el movimiento de algunos solutos dentro y fuera de la célula, pero al igual que las aquaporinas normales, no permite el paso de partículas cargadas o iones. Algunos solutos que las aquagluceroporinas permiten atravesar la membrana celular son el amoníaco, el dióxido de carbono y la urea. Los tipos de solutos permitidos por las acuaporinas dependen del tamaño del canal de proteínas.

Actualmente hay 13 aquaporinas conocidas en animales, seis de las cuales se encuentran en el riñón. Los biólogos sospechan que aún quedan muchos más por descubrir. Las plantas también tienen aquaporinas, que son parte integral del transporte de agua desde el suelo y, a través de las raíces, hasta diversas estructuras vegetales.

Desde su descubrimiento, se ha descubierto que las aquaporinas están implicadas en una serie de enfermedades humanas. Si pudieran manipularse, incluso podrían ser la clave para curar algunos problemas médicos, como la retención de líquidos como resultado de un ataque cardíaco o un derrame cerebral. Las mutaciones y deficiencias de aquaporina también pueden provocar enfermedades. La diabetes insípida hereditaria, un trastorno caracterizado por sed y micción excesiva, se debe a una mutación de aquaporina, por ejemplo. La enfermedad de Devic, también llamada neuromielitis óptica, un trastorno autoinmune caracterizado por la inflamación del nervio óptico y la médula espinal, se debe a reacciones autoinmunes contra una aquaporina.

OTROS IDIOMAS

¿Te ayudó este artículo? Gracias por la respuesta Gracias por la respuesta

¿Cómo podemos ayudar? ¿Cómo podemos ayudar?